Kristel Mariana Gómez Alanís dio gracias por sus XV años

La señora Mariana Alanís Samaniego festejó con orgullo el poder ver llegar a su hija  Kristel Mariana Gómez Alanís a la edad de las ilusiones; y en su honor le celebró una misa de acción de gracias en el Templo de Santa Cecilia, en donde  recibió una linda bendición y le dio  gracias al Supremo.

En tan especial acto de fe la joven quinceañera fue acompañada por sus queridos  abuelitos los señores Jesús Manuel Alanís Domínguez y señora Ana María Samaniego Arroyo, los cuales frente al Señor pidieron por la felicidad de su querida nieta.

Durante la misa el sacerdote celebrante exhortó a Kristel Mariana a seguir en busca de su fe, esperanza, así como por su camino de salvación, con Nuestro Señor Jesucristo, para que la ilumine y la ayude a convertir en realidad todos sus sueños y sus metas, teniendo como base sólida el ejemplo de su madre y abuelitos.

Al finalizar la misa de acción de gracias la hermosa quinceañera protagonizó una espléndida recepción la cual se llevó a cabo en las bonitas instalaciones del Jardín  “Las Gardenias”, en donde ya le espera un hermoso montaje en su honor.

Y en esta ocasión los invitados pudieron degustar de una deliciosa cena, la cual se hizo acompañar de algunas refrescantes bebidas, las cuales se prepararon selectamente para la  gran ocasión.

Entre los presentes también contó con la presencia de su querido hermano Jesús Tadeo Gómez Alanís, quien la felicitó en este importante momento  y  le deseó lo mejor en esta nueva etapa en su  vida.

Sin duda algina Kristel Mariana gozó de grandes momentos únicos como lo fue el  tradicional vals representativo de sus quince años, el cual bailó con su querido abuelo, para luego deleitar a todos los congregados con el tema “No Crezcas Más”, el cual bailó con su orgullosa madre.

La celebración transcurrió en medio de un gran ambiente  el cual se prolongó hasta las primeras horas del día siguiente, convirtiéndose en un día inolvidable para  la guapa debutante el cual conservará por siempre en su corazón.

¡Enhorabuena!