La abstención del fujimorismo mantiene en espera reforma judicial de Vizcarra

Gaceta Constitucional

Lima, 14 sep (EFE).- La abstención del fujimorismo mantuvo hoy en espera la reforma del sistema de justicia impulsada por el presidente de Perú, Martín Vizcarra, quien esta semana reiteró al Congreso que traten con sentido de urgencia los proyectos de ley presentados por él mismo.

Los votos abstencionistas del partido fujimorista Fuerza Popular en la comisión de Justicia del Congreso impidieron aprobar el proyecto de ley para reformar el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), desmantelado tras desvelarse que varios de sus miembros formaban parte de una gran red de corrupción judicial.

La portavoz del opositor Fuerza Popular, Úsula Letona, aseguró que el texto no corrige temas de fondo ni las observaciones presentadas por su agrupación parlamentaria.

Letona explicó que en el actual CNM solo se sanciona a los jueces supremos y que en el esquema presentado en el texto sustitutorio se continuaría con esta dinámica.

“Es un tema de fondo que hay que corregir, de lo contrario si se va a seguir sin sancionar a nadie todo seguirá igual”, anotó Letona, cuya agrupación parlamentaria domina con mayoría el parlamento peruano.

La fujimorista consideró que las reformas deben hacerse bien, porque de lo contrario será más de lo mismo: “yo no voy a emitir mi voto por una reforma que se plantea diez minutos antes con un texto que no recoge las propuestas de las otras partes”, afirmó.

Por su parte, el congresista Alberto Oliva, del oficialista Peruanos Por el Kambio (PPK), señaló que existe “una actitud negativa de la mayoría” para sacar adelante la reforma judicial y la acusó de ser obstruccionista.

Los portavoces del centrista Acción Popular, Yonhy Lescano, y el liberal Alianza Para el Progreso, Marisol Espinoza, también consideraron que el fujimorismo intenta “torpedear”.

Asimismo, el portavoz de la agrupación parlamentaria de PPK, Gilbert Violeta, solicitó a Vizcarra que evalúe presentar una cuestión de confianza en el marco de la reforma judicial, que en caso de perderla, facultaría al mandatario para cerrar el Congreso y convocar nuevas elecciones, al ser la segunda en el mismo período presidencial.

“Es un clamor que no podemos ignorar”, dijo Violeta, en referencia a la baja popularidad que tiene el parlamento desde que está controlado por Fuerza Popular.

Vizcarra recordó esta semana que hace ya más de un mes que presentó siete proyectos de ley al Congreso como parte de la reforma judicial que hasta ahora no registran progreso alguno en la sede parlamentaria.

Las fricciones entre Vizcarra y el Congreso se acrecentaron después de que el gobernante anunciase un referéndum para impedir la reelección de congresistas, volver a un parlamento bicameral y reformar la financiación privada de los partidos.

El escándalo de corrupción judicial que llevó a Vizcarra a impulsar la reforma del sistema de justicia salpicó al fujimorismo, incluida a su líder, Keiko Fujimori, y al parlamentario Héctor Becerril, uno de sus principales portavoces.

En la red de corrupción, desvelada desde julio por grabaciones de conversaciones telefónicas, participaban magistrados, políticos y empresarios que incurrían en presuntos delitos de tráfico de favores e influencias, prevaricación y cohecho.

La trama estaba presuntamente liderada por el juez supremo César Hinostroza, en cuyas conversaciones telefónicas desveladas se le escucha incluso ofrecer la absolución para un violador de una niña de 11 años. EFE