La Asamblea de ONU-Hábitat busca ciudades más sostenibles y seguras

Irene Escudero

Nairobi, 27 may (EFE).- Lograr ciudades más sostenibles, seguras, igualitarias y resistentes en el mundo es el objetivo que se marca la primera Asamblea de ONU-Hábitat, que empezó hoy en Nairobi con representantes de más de 120 países y bajo la presidencia de México.

“No dejar a nadie ni ningún sitio de lado”, es el lema esgrimido por la directora ejecutiva de ONU-Hábitat (Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos), Maimunah Mohd Sharif, durante la ceremonia de apertura en la capital de Kenia de esta cumbre, a la que asisten unas 3.000 delegados, entre ellos cuatro jefes de Estado y decenas de responsables ministeriales.

“Si no innovamos y continuamos haciendo negocios como hasta ahora, no hay demasiada esperanza para nadie”, explicó la directora a la prensa tras la inauguración en el complejo de Naciones Unidas en Nairobi, donde ONU-Hábitat tiene también su sede.

Se trata de la primera Asamblea de esta agencia de la ONU, en la que se eligió hoy por unanimidad a México como presidente de la misma y del comité ejecutivo, que contará además con representantes de otros 36 países.

“Si lo manejamos correctamente, el urbanismo tiene el potencial de proporcionar oportunidades para una mejor vida”, subrayó la nueva presidenta de la Asamblea, la subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de México, Martha Delgado, quien dijo que “lo urbano es ahora una prioridad”.

En un vídeo emitido en el foro, el secretario general de la ONU, António Guterres, subrayó que “ciudades bien planeadas y gestionadas pueden dirigirnos a un crecimiento inclusivo y a un desarrollo sostenible con bajas emisiones”.

“Al mismo tiempo -advirtió Guterres-, la urbanización rápida y sin planeamiento puede generar problemas graves como la contaminación, el crimen, la desigualdad, enfermedades, vulnerabilidad ante catástrofes y la falta de vivienda accesible”.

Actualmente, el 55 % de la población mundial vive en ciudades, una cifra que se espera que suba al 68 % para 2050, y sin embargo el 60 % de las infraestructuras que se necesitarán en las urbes para 2030 aún no se ha construido, según datos de la ONU.

Esto quiere decir que, según cálculos de la ONU y la Organización Internacional de Migraciones (OIM), alrededor de 3 millones de personas se mudan a una ciudad cada semana.

Y un 90 % de estos nuevos éxodos se producirán en África y Asia, las dos regiones más rurales del mundo.

Según Sharif, ese fenómeno significa que a los problemas ya existentes se sumarán otros nuevos, como la extrema pobreza, la discriminación de género, las crisis humanitarias, el alto desempleo o el impacto del cambio climático.

Las áreas más urbanas del mundo son América del Norte (82 % de la población vive en ciudades), América Latina y Caribe (81 %), Europa (74 %) y Oceanía (68%).

De ahí la importancia de que sea un país como México, en cuya capital residen casi 9 millones de personas y es una de las ciudades más grandes del mundo, el que presida esta Asamblea hasta la siguiente, que se celebrará en cuatro años.

“Tenemos muchos asentamientos humanos que necesitamos desarrollar de otra forma”, subrayó la subsecretaria mexicana durante una rueda de prensa.

Bajo el lema “Innovación para una mejor calidad de vida en ciudades y comunidades”, la Asamblea, que se cerrará este viernes, abordará temas como el cambio climático en las ciudades, transportes eficientes o el uso de la tecnología para mejorar el nivel de vida.

Además, se espera que se apruebe el plan estratégico de funcionamiento de ONU-Hábitat de 2020 a 2025, una declaración ministerial y varias resoluciones que ayuden a implementar y hacer efectiva la “Nueva Agenda Urbana” adoptada en Quito (Ecuador) en 2016, que es el libro blanco para el urbanismo sostenible.

“Acelerar la implementación de la agenda urbana es urgente e importante”, afirmó el presidente keniano y anfitrión del foro, Uhuru Kenyatta, durante el acto de apertura, donde culpó de este retraso a la antigua estructura de ONU-Hábitat, pero también a los Estados miembros “que han sido ineficientes” en esta tarea.

Otro de los asuntos pendientes son los asentamientos informales, donde viven el 25 % de las personas que habitan las ciudades en el mundo, un fenómeno que con el crecimiento de la población urbana va a seguir en auge.

Durante los próximos cuatro días, pues, los gobiernos de todo el mundo tratarán de comprometerse en Nairobi a hacer ciudades más habitables, sostenibles, ecológicas e igualitarias. EFE