La cantera reconquista el Espanyol

Diario AS

Barcelona, 7 ago (EFE).- La apuesta por el fútbol base y por el ‘ADN perico’ vuelve con fuerza al RCD Espanyol la temporada 2018-19, con gran presencia de canteranos en la plantilla, exfutbolistas blanquiazules en los despachos y también en el banquillo del primer equipo, con Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ a la cabeza.

El nuevo director de fútbol profesional, Francisco Joaquín Pérez ‘Rufete’, también exjugador del Espanyol, lo tiene claro: “Primero miraremos en casa”. Es una de sus declaraciones más repetidas, fiel a una línea de actuación muy clara marcada desde la dirección general deportiva. El mimo a la cantera es una de la piedras angulares del proyecto.

En esta pretemporada Álex, Pipa y Puado ya intentan convencer al entrenador. Además, tras la salida de Aarón al Mainz 05 alemán, Rubi estará muy pendiente de la evolución de Pedrosa, otro de los jóvenes que a partir de ahora intentarán hacerse un hueco en la primera plantilla. Todos quieren su oportunidad.

La reconquista de la cantera se debe a dos motivos. Para empezar, los responsables de la entidad buscan un Espanyol más reconocible y atractivo para la afición. Y la gente de la casa proporciona un vínculo que no se compra a base de talonario. Después, por las limitaciones económicas y la contención del gasto.

Pero la apuesta por el fútbol base no es algo nuevo ni se reduce a los jugadores que han subido este verano al primer equipo. Muchas de las piezas clave de la plantilla están formados en la Ciudad Deportiva: el central David López, el centrocampista Sergi Darder, el capitán Javi López, el lateral izquierdo Dídac Vilà

Además, también las ventas de este curso han sido protagonizadas por canteranos. El delantero Gerard Moreno se fue al Villarreal y el lateral Aarón al Mainz. También el portero Pau López, aunque a coste cero, hizo las maletas rumbo al Betis. El fútbol base del Espanyol nunca ha dejado de ser prolífico.

El ‘ADN perico’ también está muy presente en los despachos. Óscar Perarnau, director general deportivo, fue entrenador durante gran parte de su carrera en las categoría inferiores, igual que el entrenador, Rubi, que también se vistió de corto. Y Rufete, director de fútbol profesional, militó en el Espanyol tres temporadas.

La última incorporación en este sentido es la del exdelantero Raúl Tamudo. Bandera blanquiazul y máximo goleador de la historia del club, el excapitán se vinculará a partir de ahora mucho más activamente al equipo de trabajo de Rufete para colaborar en la dirección de fútbol. EFE