Inicio > Noticias > Internacional > La cifra de policías asesinados en El Salvador en 2019 aumenta a 24

La cifra de policías asesinados en El Salvador en 2019 aumenta a 24

San Salvador, 28 ago (EFE).- La cifra de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) asesinados en lo que va de 2019 aumentó a 24 con un nuevo crimen perpetrado la noche del martes en el municipio salvadoreño de Guazapa, informó este miércoles a Efe un portavoz del cuerpo de Seguridad.

De acuerdo con la fuente, el policía Gabriel Ángel Martínez, destacado en la Delegación de San Salvador, fue “atacado y acribillado a tiros en momentos en que se transportaba en su motocicleta”.

El asesinato fue cometido por dos “sujetos que se movilizaban en una motocicleta”, indicó el portavoz sin especificar si los sospechosos son miembros de pandillas o tienen alguna relación con estos grupos.

Los supuestos responsables del crimen ya fueron detenidos y responden a los nombres de Édgar Ovidio González Ostorga y Nicolás Humberto González, añadió.

Este homicidio eleva a por lo menos 24 el número de policías asesinados en lo que va de año, a los que se suman los asesinatos de 13 miembros de la Fuerza Armada y un custodio penitenciario.

En 2018 se registraron los homicidios de 32 policías, 2 empleados administrativos de ese cuerpo de seguridad, 17 militares, 3 agentes de centros penales y un estudiante de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP).

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de homicidios por cada 100.000 habitantes de entre 103 y 50,3 registradas entre 2015 y 2018, índices atribuidos principalmente a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias.

Estos grupos criminales poseen unos 60.000 miembros en todo el país y también son acusados de cometer la mayoría de crímenes contra policías y militares.

El Ejecutivo de Nayib Bukele lanzó el pasado 20 de junio un plan de control territorial con el que se han concentrado a más 7.000 efectivos de la Policía y el Ejército en 22 localidades afectadas por el accionar de las violentas pandillas.

Estas bandas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a diferentes planes de seguridad de encarcelamiento masivo, confrontación directa y diálogo de los últimos cuatro Gobiernos. EFE