La comunidad internacional acude al rescate de Mosul asolada por el EI

María D. Valderrama

París, 10 sep (EFE).- En busca de los 2.000 millones de dólares que precisa reconstruir Mosul tras 3 años de ocupación de ese enclave en Irak por el yihadista Estado Islámico (EI), la Unesco reunió hoy a la comunidad internacional para acelerar el proceso y apuntalar el sistema educativo desarticulado por los terroristas.

Bajo el nombre de “Revivir el espíritu de Mosul”, la organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) reunió a países como Japón, que anunció 100 millones de dólares de inversión en la ciudad, mientras que otros, como México o Hungría, se comprometieron a enviar a especialistas para colaborar en las tareas de restauración.

Hasta ahora, la Unesco había recaudado 75 millones de dólares, pero un portavoz aseguró a Efe que “esperan” que los anuncios de cooperación aumenten y la cifra mejore sustancialmente tras esta cumbre.

“El EI destruyó todos los centros culturales, educativos y sanitarios buscando instaurar la ignorancia, la pobreza y la falta de cultura, porque así es como se puede controlar a la población”, denunció el presidente de la Fundación para la Reconstrucción de las Áreas Liberadas de Irak, Mustafa Mohamed Ali al-Hiti.

Al-Hiti apuntó que su fundación, subordinada a la oficina del primer ministro, ha dedicado parte de los 100 millones de dólares recibidos hasta la fecha -una recaudación paralela a la de la Unesco- a la evaluación de necesidades y daños, estimados en 80.000 millones de dólares en todo el país y en 2.000 millones en Mosul.

La reconstrucción de la ciudad y de su patrimonio cultural, con obras que en algunos casos superan los 6.000 años de antigüedad, resulta vital, aunque las autoridades coinciden en que restablecer el turismo y la educación es prioritario en la recuperación y la lucha contra la implantación de ideologías extremistas en el futuro.

“Tenemos que restablecer la confianza y la credibilidad entre el Estado y los ciudadanos y revitalizar la economía de las áreas afectadas”, reclamó Al-Hiti.

El Gobierno iraquí pide ayuda internacional para 250 proyectos, como el levantamiento de las 108 mezquitas, 19 iglesias, 37 escuelas, 13 mercados y cerca de 500 casas de importancia histórica que quedaron parcial o totalmente derruidas.

“Lanzamos otra iniciativa para que personas con recursos se sumen a la ayuda y numerosos habitantes respondieron a la llamada. Hemos podido renovar más de 500 viviendas de las decenas de miles que fueron destruidas”, señaló el gobernador de la provincia de Nínive, Nofal Hammadi.

Irak espera que la mayor parte de las infraestructuras estén restauradas en un máximo de diez años y marca algunos proyectos con especial urgencia, como el mercado de Bab Al-Saray, la librería de la Universidad de Mosul, la iglesia de Al-Sa’a o la tumba del profeta Jonás, entre otros.

Emiratos Árabes Unidos firmó en abril pasado un acuerdo con la Unesco para financiar con más de 50 millones de dólares la reconstrucción de la Gran Mezquita de Al-Nuri y el minarete de Al-Hadba, destruidos en 2017.

En paralelo a la reconstrucción del patrimonio, la Unesco advirtió de la necesidad de crear formaciones profesionales y técnicas que faciliten la integración juvenil.

“Hay que adaptar las competencias de los más jóvenes al mercado laboral, aumentar su presencia en las zonas liberadas, asegurar su formación en escritura y lectura y formar a los profesores para que sepan cómo gestionar la situación”, reclamó Stefania Giannini, asistente de la dirección de la Unesco en Educación.

Pese a los logros que señalaron, como la recuperación de 10.000 de los millones de manuscritos que existían en la biblioteca de la Universidad, las autoridades iraquíes y la Unesco insistieron en que esto supone “una gota en el océano”.

La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, recordó que los esfuerzos de la comunidad internacional deben ser una ayuda a los iraquíes en la reconstrucción de su propio país, que liderarán ellos mismos.

Durante el encuentro, Raffaela Iodice, del directorio de desarrollo de la Comisión Europea, recordó que la Unión Europea se ha comprometido a dar 4 millones de euros y otros países, como Kuwait y Corea del Sur, dijeron que donarán al Gobierno iraquí entre 20 y 30 millones de dólares para inversión y desarrollo. EFE