La conservación de primates requiere de compromiso ético, dice experta

México, 13 jun (EFE).- La conservación de los primates requiere de un enfoque antropológico y un compromiso ético ya que su cuidado debe ser entendido como el auxilio a organismos hermanos, dijo hoy a Efe la especialista Nuria Sanz.

La directora de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en México llamó a ver su protección como “un acto de respeto por nosotros mismos” y una herramienta para comprender mejor la naturaleza humana.

“No pueden ser vistos como una amenaza en ningún caso pues lo que tenemos que estudiar cada vez más son sus patrones de comportamiento, en especial el comportamiento cognitivo y etológico, que son fundamentales para comprendernos como especie”, aseveró.

Los primates resultan “fundamentales” para una investigación del comportamiento, de carácter biológico y cognoscitivo relacionada al ser humano.

“Son nuestros parientes más próximos y hay que interpretar en términos de proximidad no solo física, sino de estirpe, cómo tenemos que tratar este asunto”, insistió.

En la presentación de resultados del primer foro internacional “Primatología, Diversidad Biocultural y Desarrollo Sostenible en los Bosques Tropicales”, Sanz expresó que la relación cultural del hombre con los primates no es adecuada y “está afectando no solo su vida, sino la conservación integrada de los bosques tropicales”.

Los bosques tropicales son el hábitat de los primates y constituyen el sustento de más de 1.000 millones de personas en el mundo y no obstante su valor ambiental, cada año se pierden más de 13 millones de hectáreas.

Este ecosistema juega un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático y son los primates unos de sus más valiosos custodios, contribuyendo a que el ecosistema goce de buena salud, indicó.

Para Sanz, la conservación de los primates requiere de medidas gubernamentales más precisas que ayuden a conservar los bosques tropicales.

Una de ellas es “empoderar a las comunidades locales para establecer alianzas y proyectos” que ayuden a conservar estos ecosistemas a largo plazo.

“Es necesario generar investigaciones aplicadas que incluyan la participación activa de los pueblos locales y su modo de vida”, subrayó.

El investigador del Instituto de Ecología (Inecol), Juan Carlos Serio, indicó que uno de los grandes problemas para la biodiversidad de los bosques tropicales es el tráfico de animales.

Este tráfico de animales representa el tercer negocio ilícito más grande del mundo, rebasado solamente por la venta de drogas y armas, indicó. EFE