Inicio > Noticias > Internacional > La defensa de un sospechoso de yihadismo pide apartar a una jueza de la CPI

La defensa de un sospechoso de yihadismo pide apartar a una jueza de la CPI

La Haya, 8 jul (EFE).- La defensa legal del supuesto exjefe de la Policía Islámica entre 2012 y 2013 en la ciudad maliense de Tombuctú Al Hassan Ag Abdoul, consideró este lunes que una jueza de la Corte Penal Internacional (CPI) “debería sea apartada” del caso por falta de imparcialidad.

La abogada de Al Hassan, Melinda Taylor, aseguró en la vista de confirmación de cargos contra su cliente que la magistrada Reine Alapini-Gansou estuvo involucrada en las actividades de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos en Mali.

Esta institución elaboró informes para ONG que buscaban llevar ante la justicia a miembros de los grupos armados Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Ansar Eddine, una organización tuareg asociada a AQMI de la que Al Hassan formó parte.

Según la defensa, la jueza informó a la prensa en octubre de 2013 de que las evidencias sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por estos grupos eran “abrumadoras”, y las acusaciones “muy parecidas” a los cargos que enfrenta Al Hassan ante la CPI.

Taylor concluyó que éstas y otras declaraciones “tienen un impacto directo en la imparcialidad de la jueza Reine Alapini-Gansou”, la cual evitó el contacto visual con la abogada en todo momento.

Así mismo, la letrada también criticó que no se hayan investigado las alegaciones de tortura presentadas por Al Hassan durante su detención.

La Fiscalía por su parte confirmó los cargos de siete crímenes de guerra y seis de lesa humanidad presentados contra Al Hassan, entre los que se encuentran torturas, esclavitud sexual, actos inhumanos, atentados contra la dignidad personal, persecución por motivos religiosos y matrimonios forzados, entre otros.

La ciudad de Tombuctú estuvo bajo el control de los grupos armados Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Ansar Eddine entre abril de 2012 y enero de 2013.

Según un documento de la Fiscalía del tribunal internacional, sus miembros “encabezaron un ataque generalizado y sistemático contra la población civil de Tombuctú” y Al Hassan fue el jefe “de facto” de la Policía Islámica, la cual patrullaba las calles para hacer cumplir las reglas impuestas por los grupos rebeldes.

El acusado, que compareció este lunes ante los jueces vistiendo una gran túnica blanca, participó supuestamente en una política de matrimonios forzados, que habría convertido a mujeres y niñas en esclavas sexuales, así como en la destrucción de mausoleos milenarios.

Al Hassan es el segundo sospechoso llevado a La Haya por el conflicto en Mali tras Ahmad al Faqi al Mahdi, condenado a nueve años de cárcel por la destrucción de patrimonio cultural protegido por la Unesco. EFE