La deportación de inmigrantes hondureños aumentó 20,8 por ciento en primer trimestre

Tegucigalpa, 7 abr (EFE).- La deportación de hondureños, principalmente de México y EE.UU., aumentó un 20,8 % en el primer trimestre de 2019, en relación al mismo periodo de 2018, informó este domingo una fuente oficial.

Entre enero y marzo de este año fueron deportados 19.605 hondureños frente a los 16.224 del mismo periodo de 2018, de acuerdo con un informe del Observatorio Consular y Migratorio de Honduras.

Del total de inmigrantes, 10.829 provenían de México, 8.683 de Estados Unidos, y 93 de Centroamérica, Suramérica y Asia, según el documento divulgado por la Presidencia hondureña.

El informe detalla que, del total de hondureños deportados en el periodo de referencia, 16.369 son adultos y 3.236 menores de edad.

La vicecanciller hondureña de Asuntos Consulares y Migratorios, Nelly Jerez, dijo que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos deportará la próxima semana a “un grupo de unidades familiares (padres que han viajado con sus hijos)”.

Ello, añadió la alta funcionaria, demuestra que los menores de edad no pueden ser utilizados como visa para ingresar al país del norte.

Señaló que la Cancillería hondureña mantiene “comunicación constante” con las autoridades migratorias de Estados Unidos y de México para “darle seguimiento y protección tanto a los hondureños que se encuentran en centros de detención como a los que retornarán al país”.

Funcionarios consulares de Honduras en Estados Unidos y México realizan “un trabajo permanente para hacer las acreditaciones de nacionalidad correspondientes, así como la emisión de documentos de viaje y velar por que se garanticen los derechos humanos de nuestros compatriotas”, indicó.

Anunció, además, que el martes arribarán a la ciudad de San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras, “13 unidades familiares”.

Jerez hizo un llamamiento a los hondureños a que “no pongan en riesgo su vida y las de sus seres queridos” y les recordó “los peligros” que conlleva migrar de manera irregular, ya que pueden ser víctimas de bandas de trata de personas y tráfico ilícito de inmigrantes, crimen organizado y extorsionadores, entre otros.

En todo 2018 fueron deportados un total de 75.279 hondureños, la mayoría de México y Estados Unidos, lo que supone un 56,7 % más que los 48.022 repatriados en 2017, según las cifras del Observatorio Consular.

El Gobierno de Honduras trabaja de manera “coordinada e integral” con la Fuerza de Tarea de Atención al Migrante para velar por garantizar el respeto a los derechos de los inmigrantes y concienciando a la ciudadanía sobre los peligros y riesgos de la migración irregular.

El Triángulo Norte de Centroamérica -que integran El Salvador, Guatemala y Honduras-, México y Estados Unidos impulsan iniciativas para atender las causas estructurales de la migración.

Las autoridades hondureñas calculan que en Estados Unidos viven alrededor de un millón de hondureños, entre residentes legales e indocumentados, que han escapado de situaciones que afectan al país centroamericano como la violencia. EFE