Inicio > Noticias > Internacional > La familia Johnson, unida por la ambición y dividida por el “brexit”

La familia Johnson, unida por la ambición y dividida por el “brexit”

Judith Mora

Londres, 5 sep (EFE).- La dimisión hoy de Jo Johnson, hermano menor de Boris Johnson, evidencia las divisiones en la familia del primer ministro conservador, unida sin embargo por una notoria ambición que ha catapultado a sus miembros a destacados puestos en la sociedad británica.

El pequeño de los primeros cuatro hijos de Stanley Johnson, el patriarca del clan, dijo que renuncia como secretario de Estado de universidades del Gobierno por una “tensión irresoluble” entre sus “lealtades familiares y el interés nacional”, debidas a que, a diferencia de su pariente, él se opone al “brexit”.

Jo Johnson, de 47 años, ya dimitió del anterior Ejecutivo conservador de Theresa May, pero volvió a la Administración de la mano del nuevo líder “tory”, en un aparente conflicto de intereses que se ha saldado con su inesperada salida.

“Si tu propio hermano no confía en que actúes en el interés nacional, ¿por qué debería hacerlo el país?”, se ha preguntado un portavoz de la oposición laborista, añadiendo leña al fuego de la hoguera mediática.

Junto con Jo, se opone a dejar la Unión Europea (UE) su hermana Rachel, periodista y tertuliana televisiva de 54 años, que en 2017 abandonó el Partido Conservador para unirse al proeuropeo Liberal Demócrata, antes de concurrir sin éxito a las recientes elecciones europeas con la formación anti-“brexit” Change UK.

Ante la salida del poder de su pariente, hoy aseguró en Twitter que “la familia evita el asunto del ‘brexit’ sobre todo en las comidas”, pues no quieren “acorralar al primer ministro”.

Con todo, Rachel Johnson, que, como su bombástico padre, ha participado en programas de telerrealidad, alabó a su hermano Boris, de 55 años, por “aterrizar de forma segura, al menos por el momento, en Downing Street”, cuando llegó al Gobierno el pasado julio sin pasar por las urnas.

Fue la misma Rachel quien reveló a la prensa la eterna ambición de gobernar de su hermano, que de pequeño, aseguró, quería ser “rey del mundo” y que ha logrado dirigir el país tras ser también alcalde de Londres.

A tal punto llegaba el deseo del político de dejar su impronta en la historia que hasta poco antes de la campaña del referendo de 2016 sopesó si defendería la permanencia o la salida del bloque, según ha explicado Craig Oliver, asesor del entonces primer ministro, David Cameron.

La misma indecisión o cambio de chaqueta ha demostrado su progenitor, Stanley Johnson, antiguo empleado del Banco Mundial y de la Comisión Europea, de 79 años, que pasó de oponerse activamente al “brexit” a respaldarlo en 2017.

El que fuera eurodiputado entre 1979 y 1984 tiene otro descendiente de su primera esposa, Charlotte Fawcett, el menos conocido Leo Johnson, de 51 años y que es socio de la consultora PwC e interviene en programas de radio.

Aunque está apartado de la primera línea política, él ha defendido en Twitter que se celebre un segundo referéndum sobre la pertenencia en la UE, como en ocasiones sus hermanos Rachel y Jo.

El clan Johnson se completa con los dos hijos de Stanley con su segunda esposa, Jennifer Kidd, Julia y Maximilian, tan rubios como sus hermanos mayores pero más desconocidos para la opinión pública.

Boris Johnson contaba hasta hace poco con una fuerte aliada en el campo pro-“brexit” en su segunda esposa, la abogada Marina Wheeler, de quien se está divorciando tras revelar su relación con la joven publicista de 31 años Carrie Symonds, otra partidaria de la ruptura. EFE