La firma Codorníu Raventós traslada su sede social fuera de Cataluña

 

Barcelona (España), 16 oct (EFE).- El consejo de administración de Unideco SA, empresa holding del grupo Codorníu Raventós, especializado en la producción de vinos y cava, anunció hoy que trasladará su sede social fuera de Cataluña “ante la situación de incertidumbre política y jurídica” en esa región española.

La sede social de Codorníu, radicada en la localidad barcelonesa de Sant Sadurní d’Anoia, estará a partir de ahora en Haro, provincia de La Rioja (norte).

El grupo informó hoy de que ha tomado la decisión ante la “situación de incertidumbre política y jurídica en la que se encuentra sumida Cataluña y con el objetivo de garantizar los intereses de sus trabajadores y clientes”.

La compañía también explicó que mantiene la estructura operativa de producción de todas sus bodegas, así como el total de sus empleados en sus actuales centros de trabajo en Cataluña.

Responsables de Codorníu ya abrieron la puerta la semana pasada a estudiar el traslado de sede social, en función de cómo evolucionasen los acontecimientos políticos en Cataluña.

Codorníu se suma así al paso dado por otras compañías como CaixaBank, Gas Natural Fenosa, Banco Sabadell, Agbar, Colonial, MRW, Indukern, Catalana Occidente, Derby Hotels o Dogi.

La inquietud en el mundo económico por la incertidumbre política y social en Cataluña está provocando la salida diaria de unas 150 empresas con sede en esa región, entre las que se encuentran ya muchas pequeñas y medianas empresas (pymes), que siguen así la senda iniciada por las grandes compañías.

El decano del Colegio de Registradores de Cataluña, Luis Suárez, explicó a Efe que el traslado de sedes fuera de la región empezó a coger un ritmo alto a partir del 7 de octubre, justo después de que el Banco Sabadell y la Caixabank aprobaran el cambio de su domicilio social.

El éxodo de empresas se inició en forma de goteo después del referéndum ilegal suspendido por el Tribunal Constitucional, celebrado el 1 de octubre, y su ritmo aumentó hasta alcanzar las 150 diarias, desde que el presidente regional catalán, Carlos Puigdemont, dejó en suspenso la declaración de independencia el pasado día 10.

Hasta el pasado jueves 12, eran ya 581 las firmas con sede en Cataluña que habían dejado la región española.

El decano del Colegio de Registradores de Cataluña alertó de que se está produciendo también una paralización de las operaciones de compra y venta de inmuebles en esa comunidad autónoma española. EFE