La Marina israelí carga contra una manifestación de barcos pesqueros en Gaza

Gaza, 10 sep (EFE).- Las fuerzas navales israelíes dispersaron hoy una manifestación de barcos pesqueros en la costa norte de Gaza organizada por la Comisión de la Gran Marcha del Retorno que, desde hace más de cinco meses, desafía con protestas el bloqueo israelí de la Franja, según testigos presenciales.

Más de cincuenta barcos de pesca se unieron a la séptima manifestación marítima habida desde que comenzaron las movilizaciones el 30 de marzo pasado.

Los botes zarparon desde la zona norte de la costa gazatí y la Marina israelí disparó contra ellos gases lacrimógenos y fuego real para dispersarlos, según medios locales palestinos.

En los pesqueros navegaban más de 150 activistas que quemaron neumáticos sobre el mar y ondearon banderas palestinas.

Al mismo tiempo, algunas docenas de manifestantes protestaron en la playa de la misma zona, cercana a la frontera con Israel.

Ambas manifestaciones habían sido organizadas por la Comisión de la Gran Marcha del Retorno, la campaña de movilizaciones contra el bloqueo del enclave y por el derecho al retorno de los refugiados.

Según fuentes médicas palestinas, al menos siete participantes resultaron heridos, tres de ellos por fuego real.

Entre los activistas que iban en los barcos había varios jóvenes con algunos miembros amputados, tras haber recibido disparos de las tropas israelíes durante las protestas semanales que están teniendo lugar en la divisoria.

Los organizadores comunicaron a los medios que el objetivo de las protestas, en tierra y mar, era llamar la atención mundial sobre los casi 12 años de bloqueo israelí, que afecta tan negativamente la vida diaria de los habitantes de Gaza, y que comenzó cuando el movimiento islamista Hamás tomó el poder en la Franja en 2007 expulsando a las fuerzas nacionalistas del partido Al Fatah.

Hasta ahora, los esfuerzos de mediación egipcios y del enviado especial de Naciones Unidas, Nicolay Mladenov, no han logrado pactar un alto el fuego duradero entre Hamás e Israel.

Desde el 30 de marzo, 164 palestinos han muerto por disparos de soldados israelíes durante las protestas o en incidentes violentos en la frontera, y en una docena en bombardeos sobre posiciones islamistas.

El Ejército israelí acusa a Hamás de usar las protestas para dañar la divisoria, infiltrarse y cometer ataques, asegura que las cercanías de la frontera “no son un lugar seguro” y combate el lanzamiento de globos y artefactos incendiarios contra Israel que se repite desde hace meses. EFE