La mexicana Paty Cantú debuta en el Real junto a Pablo “muerta de nervios”

Foto: Entorno Inteligente

José Carlos Rodríguez.

Madrid, 26 jul (EFE).- “Es imposible no sentir que existe un espacio para mí en España después de conocer a gente como Alejandro Sanz o Pablo López”, asegura en una entrevista con Efe la cantante mexicana Paty Cantú, que presentará el sábado en el Teatro Real de Madrid el sencillo “Déjame ir”, de su álbum “333”.

“Me muero de nervios. Cuando la canté en México con Pablo, me dijo que estaba acojonado. Ahora soy yo la que estoy cagada”, asegura Cantú (Guadalajara, 1983), que sabe que el Teatro Real es un escenario “icónico” y que no pisa “cualquiera” pero que también es la oportunidad perfecta para demostrarse a sí misma que puede ganarse al público.

La cantante, que comenzó con seis años a componer canciones y a amar la música a partir de grupos como Queen, que descubrió gracias a su hermana Mercedes, no lo tuvo nada fácil en su carrera, que comenzó como miembro del dueto Lu, junto a Mario Sandoval.

“No teníamos la misma filosofía de trabajo. Yo quería seguir desarrollándome como autora y productora y había ciertas limitaciones en el proyecto junto a Mario”, explica la mexicana, que decidió lanzarse en 2008 en solitario a pesar de que tenía “muchos miedos e inseguridades”, que finalmente fueron “desmontados” con “trabajo duro y ganas de darlo todo”.

“Estaba vestida de prejuicios que otra gente me había puesto encima. Escuché cosas ridículas y tristes, como que yo no tenía talento porque era la mujer y el adorno del grupo”, explica la cantante, que opina que las mujeres lo tienen “más difícil”, aunque en los últimos años ha habido “un claro movimiento hacia la igualdad”.

Cantú, que encontró la ventana perfecta al mercado español gracias a Alejandro Sanz, a la que le une amistad “basada en el respeto” desde hace siete años, quiere hacer honor “a esa gran oportunidad” y probarse a sí misma con “333”, un disco que abarca distintos géneros musicales y que la artista define como su “proyecto de vida”.

“El 3 significa dios en distintas religiones. Yo creo que dios va más allá de la religión y la música va más allá del género y de la nacionalidad, así que 3 veces 3”, explica la cantante, que antes de grabar el disco estuvo promoviendo sencillos durante 3 años, una oportunidad “única” “para viajar por muchos sitios y vivir todo tipo de experiencias”.

“Nunca había tenido la oportunidad de vivir tantas cosas tan intensas con tanto contexto y todo eso se ha traducido a este proyecto que no reconoce géneros, sino que reconoce hijos de la música de distintas generaciones, algunos consolidados, otros emergentes”, explica Cantú.

Y es que, según la cantante, en “333” el público puede desde “bailar una cumbia a llorar una balada”, en un disco que incluye colaboraciones con importantes artistas del mundo de distintos géneros como Karol G, Bea Miller o NERVO o el ya mencionado Pablo López con la nueva versión de “Déjame ir”, otro “tatuaje” musical para la artista.

“Para mí la canción original -de 2008- no existe, esta es la original”, reconoce Cantú al hablar de un sencillo que ha tenido un enorme éxito en Sudamérica y en México, lugar donde asegura que esperan a López “con mucho amor” y confía en que “su amistad y amor por la música” les permita encontrarse en muchos escenarios más.

Cantú sabe que cuenta para su etapa inicial en España “con los mejores amigos artísticamente hablando que podría pedir” y prepara nueva sorpresas y colaboraciones que asegura que “saldrán en los próximos meses”, entre ellas la grabación de un sencillo con un cantante que la artista aún no quiere revelar pero que ha supuesto para ella “un sueño cumplido”. EFE