La OMS celebra cambios establecidos por China tras escándalo de vacunas

5a3f74e9d36d6d832fe162545953ce2206cde501Pekín, 15 abr (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio hoy la bienvenida a los cambios establecidos en el sistema de vacunas de China por Pekín, después de que se destapara un mercado negro de vacunas por el que han sido penalizados 357 funcionarios.


“El suceso de Shandong (provincia oriental desde la que se dirigía el negocio) ha revelado fallos en la distribución de vacunas de categoría 2, aquellas que son compradas y vendidas en el mercado privado”, dijo hoy Bernhard Schwartländer, representante de la OMS en China, en un comunicado.

A finales de marzo, las autoridades chinas anunciaron la desarticulación de una red que comerciaba ilegalmente con vacunas desde 2011, en la que estaban implicadas al menos 30 empresas y 16 centros de vacunación y que era dirigida por una madre y su hija de Shandong, que se encuentran detenidas.

Las vacunas no eran transportadas en las condiciones necesarias ni habían sido refrigeradas adecuadamente, por lo que se estima que pueden llegar a causar una discapacidad o incluso la muerte.

La OMS pidió entonces a China que reforzara sus controles en el mercado privado, el único en el país que ofrece las inyecciones para prevenir neumonía, meningitis, neumococo y rotavirus.

“El peligro presentado por el escándalo de Shandong no es sólo el riesgo potencial para la salud de los menores, sino también el riesgo de que los padres pierdan la confianza en el sistema de vacunas y, como consecuencia, dejen de vacunar a sus hijos”, enfatizó Swartländer.

A su vez, el representante de la organización alaba los cambios propuestos por el Gobierno chino, que “sientan las bases para que lo ocurrido en Shandong no pase en otros lugares, y también reforzarán el sistema en general”.

En particular, la OMS se felicita de que China haya fortalecido el sistema de distribución de vacunas y que los cambios supongan que cada dosis comprada y vendida en el país pueda ser rastreado, desde el productor, el distribuidor, la clínica y finalmente el menor vacunado.

También ensalza que China retire el sistema de incentivos a las clínicas locales, que propiciaba que intentaran vender vacunas de categoría 2 para conseguir beneficios, y que a cambio haya incluido financiación adicional a centros de vacunación.

“El reto ahora está en la implementación: los cambios propuestos son poderosos y de amplio alcance, y algunos serán complejos de poner en práctica. Un enfoque diligente, riguroso y transparente para su ejecución será crítico”, añade el representante de la OMS, quien subraya el apoyo de la organización a China en este cometido. (1)EFE