La ONG Open Arms pide atracar en España tras nuevo enfrentamiento con Salvini

Agencia EFE

Cristina Cabrejas

Roma, 18 jul (EFE).- La ONG española Proactiva Open Arms ha pedido puerto en España par poder desembarcar a la superviviente y los cadáveres de una mujer y un niño encontrados en el Mediterráneo central, tras considerar que Italia no es un país seguro debido a la política de su ministro del Interior, Matteo Salvini.

Proactiva Open Arms y Salvini han vuelto a protagonizar un duro enfrentamiento después de que la ONG española encontrase ayer a 80 millas de Libia un bote hundido con un niño pequeño y una mujer muertos hacía pocas horas y rescatase con vida a otra migrante.

La ONG acusó a la Guardia Costera libia, “socios de los italianos”, de haberles abandonado tras hacerse cargo de las otras cerca 150 personas que iban a bordo del bote.

A lo que Salvini respondió en uno de sus habituales mensajes en Twitter: “Mentiras e insultos de cualquier ONG extranjera confirman que estamos en lo cierto: reducir las salidas y los desembarcos equivale a menos muertos y menos beneficios para quienes especulan con la inmigración clandestina”.

A pesar de que Italia había concedido el puerto de Catania para el desembarco, el fundador de Proactiva Open Arms, Oscar Camps, explicó a EFE que las declaraciones de Salvini y su intención de deportar a Libia a las personas que lleguen al país, hace que Italia no sea un “país seguro”.

Asimismo, en una nota explicaron que “el anuncio repetido de una especie de contra investigación en contra de los eventos inequívocos que ocurrieron el lunes por la noche documentados por nosotros, induce a temer por la protección de la mujer superviviente y su completa libertad para testificar en condiciones de tranquilidad y seguridad”.

“Italia no es un puerto seguro, ni para nuestra ONG, ni para la persona que hemos rescatado. Nos vemos en la obligación de proteger a esta señora de las presiones que pueda recibir. La protegemos y la llevamos a España, es un tema de darle refugio”, agrego Camps a EFE, desde el velero Astral donde se encuentra.

Ante la decisión de Open Arms de dirigir sus dos barcos a España en espera de que se le conceda un puerto, Salvini volvió a cargar contra la ONG española.

“A pesar de la disponibilidad de los puertos sicilianos, la ONG va a España con la mujer herida y los dos muertos. ¿No será que tienen algo que esconder?”, escribió en su página Facebook.

Por otra parte, fuentes de Interior explicaron a EFE “que se dio ayer la disponibilidad de atracar el barco de la ONG española en los puertos de Catania y Messina, pero no en la isla de Lampedusa (más cercana) ya que no hay celdas frigoríficas”, así como “se garantizó desde el primer momento una coordinación médica”.

Por otra parte, el portavoz de las Fuerzas Navales libias, Ayub Qacem, negó hoy las acusaciones de la ONG española de culpó a los guardacostas libios de dejar a la deriva a estas tres personas tras hacerse cargo del resto de migrantes.

La periodista Nadja Kriewald de la cadena alemana N-tv que se encontraba a bordo de la patrullera de la Guardia Costera libia que participó en la recuperación de los migrantes avaló estas declaraciones al asegurar que “no dejaron a nadie en el agua”, en una entrevista publicada hoy en el diario “Il Messaggero”.

Sin embargo para el diputado del partido italiano “Libres e Iguales” Erasmo Palazzotto, que se encuentra también a bordo del Astral, “se trató de dos operaciones de rescate diferentes y mientras en uno se grababan el rescate perfecto con una televisión alemana, en otro se dejaban en el mar a dos mujeres y un niño en un intento de despistar”.

Mientras tanto, la superviviente que se llama Josefa y procede de Camerún se recupera de la grave hipotermia que sufría y va mejorando, después de haber pasado 48 horas en el mar aferrada a un tablón de madera.

Camps explicó que está en manos de los médicos del barco y que sigue aún en estado de shock por lo que han preferido que se vaya recuperando antes de preguntarla sobre lo ocurrido o informarla de la muerte de la otra mujer y del niño, ya que se desconoce si podrían ser familiares. EFE