La ONU repatriará a 120 soldados congoleses por abusos en R. Centroafricana

Fotografía: www.dw.com

Fotografía: www.dw.com

Nairobi, 4 feb (EFE).- La Misión de la ONU en República Centroafricana (MINUSCA) ha ordenado hoy repatriar a 120 soldados congoleses tras haber conocido de nuevos casos de abusos sexuales cometidos por cascos azules procedentes de la República del Congo y de la República Democrática del Congo (RDC).

La fuerza de paz ha tomado esta decisión tras identificar a siete posibles víctimas de nuevos abusos y explotación sexual durante el pasado año en Bambari, en el centro del país, como hoy mismo denunció la organización Human Rights Watch (HRW).

Los soldados implicados proceden de la República del Congo y de la RDC, a cuyos gobiernos la ONU ha animado a investigar lo ocurrido, según un comunicado de la MINUSCA.

La MINUSCA conoció de estos nuevos casos a través del equipo de investigadores de HRW, que identificó a ocho mujeres de entre 13 y 29 años víctimas de abusos, seis de las cuales fueron violadas, algunas en grupo, y otras dos por mantener relaciones sexuales a cambio de comida o dinero con cascos azules, al parecer del Congo o la RDC.

Por su parte, el investigador enviado por la ONU a Bambari ha reunido “pruebas suficientes” de abusos a siete mujeres: seis menores y una adulta.

“Dada la gravedad de estas acusaciones y teniendo en cuenta los resultados de la investigación preliminar, la ONU ha decidido tomar medidas inmediatas, que conllevan la repatriación de 120 soldados congoleses que fueron desplegados en Bambari del 17 de septiembre al 14 de diciembre de 2015”, según el comunicado.

La repatriación se hará efectiva tras la conclusión de la investigación, mientras los soldados acusados permanecen recluidos en sus cuarteles.

“La explotación y el abuso sexual constituyen un grave atentado contra las normas de Naciones Unidas y una violación de los derechos del hombre, un doble crimen que afecta a las mujeres y los niños vulnerables que habéis venido a proteger”, dijo hoy el jefe de la MINUSCA, Parfait Onanga-Anyanga, a las tropas desplegadas en Bambari.

Ante el contingente de la RDC, que se encuentra en sus últimas semanas de misión en República Centroafricana, el comandante de la MINUSCA, Balla Keita, ha exigido a los soldados que “se honren a ellos mismos, a su país y a la bandera de la ONU y cumplan con las más elevadas normas de conducta y dignidad”.

Medio centenar de naciones contribuyen con efectivos militares o policiales a esta fuerza de paz, integrada por unos 9.000 soldados.

Desde que MINUSCA comenzó a operar, en abril de 2014, se han recibido decenas de denuncias sobre posibles casos de explotación sexual.

Las tropas internacionales están presentes en la República Centroafricana para aplacar el conflicto étnico-religioso originado a finales de 2013, en el que han muerto miles de personas y ha obligado a cerca de un millón de personas a abandonar sus hogares. EFE