La oposición maldiva conquista Malé en un multitudinario mitin electoral

El Informador

Malé, 8 sep (EFE).- La oposición maldiva conquistó hoy Malé con un multitudinario mitin electoral, el primero en tres años, en el que mostró su convicción de que el 23 de septiembre, día de los comicios, supondrá el fin de una legislatura dictatorial y corrupta.

“Hemos visto una corrupción generalizada en los últimos cinco años. Fueron los cinco años más dictatoriales, los cinco años más injustos. Maldivas se dirige ahora hacia el cambio”, afirmó ante la multitud el candidato de la oposición, Ibrahim Mohamed Solih.

Ataviado con su habitual corbata amarilla, color de su formación, el Partido Democrático Maldivo (MDP), Solih criticó al presidente Abdulla Yameen por haber “aislado a Maldivas de la comunidad internacional”, algo que cambiará si llegan al poder, señaló.

“Hablamos de cambio. Este no es un cambio que se logra todos los días. El 23 de septiembre será el día en el que pondremos fin al aislamiento de la comunidad internacional. Es el día en el que pondremos a este país camino de la justicia”, remarcó el candidato.

Solih, que cuenta con el apoyo de la coalición de partidos opositores contra Yameen, no quiso dejar pasar la oportunidad de recordar a aquellos líderes encarcelados “por injustas sentencias” y que serán liberados si vencen en los comicios.

En la memoria de todos estuvo también el exiliado ex presidente maldivo Mohamed Nasheed, que hizo acto de presencia en el mitin a través de una pantalla gigante, y que no participa en las elecciones al haber sido vetado tras ser condenado en 2015 a trece años de prisión por la detención ilegal de un juez durante su mandato.

El tono festivo y progresista de hoy proclamando un nuevo país contrarrestó con el sobrio mitin ayer, también en Malé, del Partido Progresista de Maldivas (PPM) de Yameen, donde reclamaron un país libre de interferencias exteriores en las que se defienda el islam.

En ese mitin, y al son de la recién estrenada canción de campaña “Si Dios quiere”, un líder del PPM llamó incluso a la “jihad (guerra santa) para determinar qué religión permanece en Maldivas”.

La Unión Europea ya ha amenazado con medidas estrictas si la situación del país no mejora, mientras que Estados Unidos ha anunciado igualmente represalias si las elecciones no se celebran libremente.

La última crisis política e institucional en Maldivas se desencadenó el pasado 1 de febrero, cuando el Tribunal Supremo ordenó la anulación de las sentencias condenatorias a nueve opositores, entre ellos el expresidente Nasheed, y rehabilitó en el cargo a doce diputados contrarios al Gobierno.

Yameen decidió no acatar el fallo y la noche del 5 de febrero declaró el estado de emergencia al asegurar que el presidente del Supremo y el exdictador Maumoon Abdul Gayoom habían orquestado un golpe de Estado para derrocarlo. EFE