La oposición mauritana denuncia fraude en las legislativas

Nuakchot, 10 sep (EFE).- La coalición de la oposición mauritana denunció un supuesto fraude en las elecciones parlamentarias, locales y regionales que se celebraron el pasado 1 de septiembre en el país y que condujeron a una victoria contundente del partido en el poder.

En una conferencia celebrada anoche en Nuakchot, el emblemático opositor mauritano Ahmed uld Daddah, líder del partido Reagrupamiento de las Fuerzas Democráticas (RFD), calificó estos comicios de una “masacre ridícula”.

El líder opositor mauritano consideró que estas elecciones son “las peores que el país nunca ha celebrado en su historia”, y denunció “un fraude masivo en el día de la votación y un desprecio hacia los ciudadanos”.

“Hemos asistido pura y simplemente a un relleno de las urnas”, afirmó Uld Daddah, en alusión a supuestos votos ficticios para rellenar las urnas con votos favorables al partido en el poder, Unión por la República (UPR).

En el mismo sentido, la coalición de la oposición criticó en un comunicado irregularidades registradas también en la preparación de la campaña electoral y el escrutinio de votos.

Deploró el hecho de que se confiara la tarea de supervisión electoral a Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI), a la que calificó de “desprovista de legitimidad y cuyos miembros fueron designados lejos de los criterios de independencia, profesionalidad y experiencia”.

En esta declaración, la coalición criticó que el presidente actual del país, Mohamed uld Abdel Aziz, “dirigió descaradamente la campaña electoral de UPR, movilizando a todo el Estado, a sus ministros, su administración y su autoridad”.

“El jefe del Estado se ha lanzado, de forma deliberada, a atacar a los miembros de la oposición democrática, desarrollando en su contra un discurso lleno de odio, difamación y acusaciones graves y sin fundamento”, añadió la misma fuente.

Durante la campaña electoral, el presidente mauritano visitó las grandes ciudades del país donde llamó a votar por su partido, acusó de extremismo al partido islamista Tawasul (primera fuerza opositora del país), y criticó al líder antiesclavista encarcelado, Biram uld Dah, a quien acusó de incitar al odio y de querer destruir la unidad nacional.

Asimismo, la coalición denunció que las autoridades “impidieron a los representantes de los partidos de la oposición estar presentes en los colegios electorales”.

“Fue una oportunidad perdida que podría haber contribuido a resolver la crisis política que sufre el país en este delicado momento de su historia”, subrayó la misma fuente.

Según los resultados de la primera vuelta de estos comicios, el partido en el poder UPR logró una victoria contundente con 67 escaños de un total de 131 ya atribuidos (del total de 157 que tiene la Asamblea Nacional), seguido por Tawasul con 13 escaños.

El resultado conseguido por UPR podría revisarse al alza ya que el partido está en liza en otras 23 circunscripciones donde se disputarán sendos escaños en la segunda vuelta electoral, prevista para el 15 de septiembre.

Según los observadores, el partido en el poder ha redoblado esfuerzos para alcanzar los dos tercios de escaños en el Parlamento, que le garantizan la posibilidad de aprobar enmiendas constitucionales sin la necesidad de pasar por un referéndum.

Los detractores del presidente Abdel Aziz denuncian su intención de querer pasar una enmienda constitucional que pueda anular la limitación de mandatos presidenciales, fijados actualmente en dos mandatos sucesivos de cinco años cada uno.

Según la actual Constitución, Abdel Aziz no puede presentarse para las próximas elecciones presidenciales previstas para mayo de 2019, tras haber agotado dos mandatos sucesivos desde 2009.

Abdel Aziz llegó al poder tras un golpe de Estado perpetrado en agosto de 2008 contra el entonces presidente, Sidi Mohamed uld Cheij Abdallahi. EFE