La oposición pide explicaciones por el pasaporte del exagente de Macron

París, 28 dic (EFE).- La oposición francesa reclamó hoy al Ejecutivo explicaciones por el pasaporte diplomático supuestamente utilizado por Alexandre Benalla, ex agente de seguridad del presidente de Francia, Emmanuel Macron, meses después de haber sido despedido.

El Elíseo intentó desmarcarse de la polémica alegando que no dispone de ninguna información al respecto.

Su comunicado subrayó hoy que, tras su despido en julio por haber agredido a manifestantes haciéndose pasar por policía en las protestas del 1 de Mayo, la presidencia pidió a las administraciones competentes que emprendieran las gestiones necesarias para que devolviera ese documento.

El Elíseo añadió que Benalla no tiene ya ninguna misión que justifique el uso de un pasaporte diplomático, y destacó que Macron ha pedido al Ministerio de Exteriores tomar “las medidas apropiadas” para esclarecer el asunto.

Ese gabinete respondió hoy que su uso posterior “al cese de las funciones que justificaron su atribución sería contrario al derecho”, y destacó que, tras las informaciones publicadas en la prensa, ha decidido recurrir a la Fiscalía para que lo investigue.

Sus respectivos comunicados llegan después de que distintos miembros de la oposición pidieran explicaciones oficiales.

“No tengo ganas de comentar lo que cada vez más parece el guión de una serie político-policial. Pido solo que se reabra una comisión de investigación en la Asamblea Nacional. (…) Sería lo mínimo en una democracia normal”, dijo en Twitter el diputado de la izquierdista La Francia Insumisa Eric Coquerel.

Una portavoz del partido conservador Los Republicanos, Laurence Sailliet, calificó además de “muy grave” el uso que Benalla habría hecho recientemente de ese documento para dirigirse a diversos países africanos e Israel.

“El presidente debe decir la verdad. Ha habido mentira y ocultación. ¿Cómo es posible que el Elíseo y el Ministerio del Interior no lo sepan? Es muy preocupante”, dijo en declaraciones recogidas por la cadena “BFM TV”.

“Si fuera un ciudadano normal habría entregado sus pasaportes o se habría ido a su casa a buscarlos. Espero realmente que el Elíseo tenga en cuenta qué pasa con este tipo que es un veneno para la República”, sostuvo también en “BFM TV” el diputado de la centrista UDI Philippe Vigier.

El escándalo se desató esta semana, después de que se conociera que Benalla estuvo en Chad a principios de diciembre acompañando a una delegación extranjera, dos semanas antes que Macron, y de que el digital “Mediapart” revelara este jueves que sigue usando un pasaporte diplomático.

El antiguo hombre de confianza del mandatario está imputado por actos de violencia cometidos en el marco de la manifestación del pasado 1 de mayo en París.

El caso provocó este verano una de las mayores crisis políticas del mandato de Macron, ante las sospechas de que el Gobierno trató de silenciar los hechos y llevó al Ejecutivo a ser objeto de dos mociones de censura en la Asamblea Nacional, superadas gracias a la amplia mayoría del partido presidencial. EFE