Inicio > Noticias > Internacional > La OTAN abordará el futuro de su misión en Afganistán en febrero

La OTAN abordará el futuro de su misión en Afganistán en febrero

Bruselas, 23 nov (EFE).- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó este lunes que los ministros de Defensa aliados abordarán el futuro de su misión de entrenamiento y asesoramiento de las fuerzas de seguridad afganas en su reunión del próximo febrero, cuando el demócrata Joe Biden se haya convertido en presidente de Estados Unidos.

El político noruego se expresó en ese sentido después de que Washington anunciara la semana pasada la retirada de sus tropas de Afganistán hasta dejarlas en 2.500 efectivos el 15 de enero de 2021, a pesar de que los ministros de Exteriores de la OTAN mantendrán un encuentro virtual la próxima semana, el 1 y 2 de diciembre.

“Abordaremos la presencia futura de la OTAN en Afganistán en nuestra próxima reunión de ministros de Defensa en febrero”, declaró Stoltenberg durante una intervención ante la Asamblea Parlamentaria de la Alianza.

El ex primer ministro nórdico recordó el acuerdo que firmaron a finales de febrero en Doha los talibanes y EEUU, por el que los estadounidenses anunciaban la retirada de sus tropas en un periodo de 14 meses, al tiempo que los insurgentes se comprometían a evitar que el territorio afgano pudiera prestar apoyo alguno a actividades terroristas en el futuro.

“La razón por la que creo que la reunión de ministros de Defensa en febrero es tan importante es que Estados Unidos y los talibanes firmaron un acuerdo y este acuerdo ha sido bienvenido por todos los aliados de la OTAN, y en ese acuerdo se dice que todas las tropas internacionales deberían estar fuera de Afganistán para el 1 de mayo”, constató.

En cualquier caso, subrayó que esa posible retirada solo se llevará a cabo si los insurgentes han cumplido con su parte del pacto.

“Alrededor de la reunión de ministros de Defensa, necesitamos evaluar si creemos que los talibanes cumplen las condiciones y, por tanto, debemos decidir si creemos que ha llegado el momento de dejar Afganistán, arriesgándonos a que podamos perder los avances que hemos logrado, incluso arriesgarnos a que los talibanes vuelvan a controlar el país y que el (grupo terrorista) Estado Islámico también gane terreno e intente restablecer el califato”, señaló.

Admitió que la alternativa es mantener la presencia militar en el país asiático, que tiene “un precio alto económicamente, pero no menos políticamente y, lo más importante, en lo referente a vidas humanas”.

“Es una decisión extremadamente difícil”, dijo sobre la disyuntiva de la Alianza.

Agregó: “Decidamos lo que decidamos, debemos hacerlo de manera coordinada”.

“Deberíamos evitar cualquier salida apresurada, cualquier intento de aliados individuales de tomar decisiones unilaterales”, recalcó.

Sobre el proceso de reflexión en torno a la OTAN que Stoltenberg puso en marcha tras la cumbre de líderes aliados del pasado diciembre, indicó que las prioridades son mantener la fortaleza militar de la organización, incrementar su fuerza política y adoptar un enfoque “más global”.

De todas formas, destacó que ese último punto no implica que se conviertan en miembros de la Alianza países que no forman parte de Europa o Norteamérica.

Por otro lado, dio la bienvenida a los “esfuerzos” de la Unión Europea en el ámbito de la defensa, pero subrayó que el 80 % del gasto militar de la OTAN procede de países que no pertenecen a la UE y, en ese sentido, dijo que el club comunitario “no puede defender a Europa”.

“Los esfuerzos de la UE en defensa los respaldamos con fuerza, pero la UE no puede sustituir a la OTAN”, sentenció. EFE