La participación alcanza un 33,7 por ciento de los votantes registrados

teleSUR

Túnez, 6 may (EFE).- La participación en las elecciones municipales tunecinas alcanzó eln un 33,7 por ciento de los votantes registrados, cifra esperada por los principales partidos, pero muy lejos de la que deseaba por la Instancia Superior Independiente para las Elecciones (ISIE), organizadora de la consulta.

En un comunicado enviado a los medios la ISIE calculó la cifra de votos en 1.796.154 sufragios emitidos en todo el país de los más de cinco millones de tunecinos que estaban llamados a las urnas en este proceso considerado clave para el futuro del país.

“El distrito de Monastir registró el índice de votación más alto del 46%, mientras que Túnez 1 (el distrito centro de la capital) registró uno de los índices de votación más bajos, con el 26% del total registrado”, afirmó.

Sin embargo, la cifra final en la capital llegó a registros similares a los de Monastir y Sfax, núcleo económico del país, al sumar los votos de Túnez 2, que engloba las áreas metropolitanas de la costa, donde vive la clase media y alta.

Por contra, la menor participación se registró en la región Meridional de Tataouine, una zona empobrecida junto a la frontera con Libia, con un 15 por ciento, y la región montañosa de Kasserine, próxima al limite con Argelia, con un 11 por ciento.

Kasserine es escenario, desde la caída de la dictadura en 2011, de combates entre la Guardia Nacional y grupos yihadistas que se han acantonado en esta zona agreste de difícil acceso.

Las cifras hacen referencia a la población registrada, más de cinco millones de personas frente a los cerca de ocho millones con derecho al veto, lo que deja la participación en un raquítico 20 por ciento de los tunecinos.

La ISIE admitió, asimismo, que se han producido algunos incidentes y problemas en la apertura de los colegios y la constitución de las mesas, pero que en general la votación discurre con normalidad en todas las regiones.

Por partidos, la victoria se la atribuyeron los islamistas conservadores de Ennhada, principal fuerza en el Parlamento y socios en el gobierno, que no incluyeron en sus estimaciones, sin embargo, el resultado de las listas independientes, que apuntan a ser las verdaderas triunfadoras.

Decenas de personas se agolparon esta noche frente a la sede de la formación, en el centro de la capital, donde supuestamente también han ganado, en una fiesta en la que la protagonista era su candidata, Suad Abderrahim, la primera mujer que aspira a dirigir el ayuntamiento de una capital en el mundo árabe.

Según un gráfico presentado en una abarrotada sala de prensa por el portavoz del partido, Emad Khemiri, Ennahda habría logrado el 29 por ciento de los votos frente al 19 por ciento de su rival y aliado en el gobierno, el laico Nidaá Tunis.

“Hoy hemos visto la consolidación de la democracia en Túnez con unos resultados que respaldan a los dos partidos”, aseguró Khemiri, que arrancó aplausos y vítores cuando subrayó “el buen resultado de las candidatas de Ennahda”.

Según los sondeos internos de los partidos -los públicos están prohibidos-, los independientes lograrían en torno al 60 por ciento, mientras que los dos partidos homogéneos se quedarían en un 20 por ciento y el resto correspondería a los partidos de oposición.

Los expertos achacan la abstención a la aguda crisis económica que padece el país y a la desconfianza de los ciudadanos, en especial de los jóvenes hacia la clase política, pero también a la falta de un trabajo de concienciación de las autoridades para explicar su relevancia. EFE