Inicio > Noticias > Internacional > La Policía de Nueva York dispersa a judíos ulraortodoxos que recogían comida

La Policía de Nueva York dispersa a judíos ulraortodoxos que recogían comida

Nueva York, 26 mar (EFE).- La Policía de Nueva York dispersó en la tarde del miércoles a un grupo de judíos ultraortodoxos del barrio de Williamsburg, en Brooklyn, que acudieron a una de sus escuelas religiosas a recoger alimentos, afirmaron las fuerzas de seguridad.

Según la propia Policía, “más gente de lo esperado” se desplazó al lugar en busca de comida, por lo que de nuevo fue necesaria la intervención de los agentes en esta comunidad, que ha recibido críticas por ignorar las normas establecidas con el fin de frenar la propagación del coronavirus.

“Oficiales del precinto 90 acudieron (…) para ayudar en el distanciamiento social para los individuos que hacían fila”, explicó la Policía, apuntan los medios sociales.

Por su parte, una testigo contó al medio New York Post que los grupos de judíos ultraortodoxos estaban formados en su mayoría por mujeres y niños, y que los agentes acudieron con megáfonos para pedir que se dispersaran.

La semana pasada, una clínica que provee de servicios a esta comunidad informó de cientos de casos de coronavirus entre los judíos hasídicos en los barrios de Williamsburg y Borough Park, en Brooklyn, a la vez que la Policía tuvo que dispersar la celebración de una boda a la que asistieron al menos 200 personas pese a que las autoridades neoyorquinas han prohibido reuniones de más de 10.

Ante la actitud de algunos miembros de la comunidad, rabinos y políticos han lanzado contundentes mensajes para pedir a los judíos ortodoxos que no lleven a cabo ninguna ceremonia religiosa que requiere la presencia de más de 10 personas.

El rabino Yakov Horowitz, director de Centro para la Vida Familiar Judía, condenó este jueves a “todos los que están participando” en ceremonias colectivas en residencias privadas, “ignorando virtualmente a todos los rabinos que las han prohibido”.

“Mientras se acumulan los cadáveres, creo que es momento de llamar a estas personas por su nombre: gente que tiene las manos ensangrentadas y que supone un peligro para los más vulnerable”, sentenció Horowitz.

El senador del estado de Nueva York Simcha Felder, por su parte, afirmó en un video publicado en las redes sociales que “las normas son muy claras y muy sencillas”, en referencia al distanciamiento social.

“Como resultado de demasiada gente tomando malas decisiones, la gente está muriendo. (…) ¿Cuánta más gente tiene que morir? ¿Cuánta más gente estáis dispuestos a sacrificar”, preguntó Felder.

Algunos miembros de la comunidad han empezado a adaptarse a la nueva realidad, y pueden verse imágenes en las redes sociales de algunos judíos ultraortodoxos de la zona de Williamsburg participando en rituales desde sus balcones.

El estado de Nueva York cuenta ya con más de 37.000 casos confirmados de coronavirus, de los que más de la mitad, 21.000, se encuentran en la Gran Manzana. EFE

%d bloggers like this: