La portera duranguense se abre paso en el deporte universitario con las Tigrillas de la UANL

  • Claudia Rodríguez brilla fuera de sus fronteras

Regresó a su tierra natal la portera duranguense Claudia Sarahí Rodríguez Enríquez, quien defendió la cabaña de las Tigrillas de la Universidad Autónoma de Nuevo León en su visita a las Diablas de la UJED. Este partido finalizó empatado 2 goles y por ello fue necesario recurrir a la tanda de penaltis, donde Claudia mostró su habilidad al detener un par de penas máximas y otorgarle un punto extra a su escuadra.

Al término del encuentro en el que las Diablitas UJED y Tigres de la UANL Claudia Rodríguez platicó con este medio de comunicación y señaló que “me dio mucho gusto regresar a mi tierra y jugar, no estaba enterada que varias personas sabían que jugaba con Tigrillas de la UANL y que estaría en contra de las Diablitas. Me dio gusto ver a mis amigos, familia, entrenadores y a la gente hermosa y los lugares preciosos que solo Durango tiene”, expresó.

Comentar que Claudia Sarahi participó hace unos años con la Escuela Secundaria Ignacio Manuel Altamirano (ESIMA), también con la selección duranguense de futbol, en ambos conjuntos obtuvo muy buenos resultados. Mientras tanto en el plano individual destaca aquel campeonato obtenido en la batalla de porteros de Torreón, Coahuila. Posteriormente ingresó a la Academia Tigres Durango bajo la tutela del profesor Alfred Akoasene Abeng, antes de emigrar a Nuevo León.

“En estos cuatro meses que he estado viviendo allá me han apoyado muchísimo mis compañeras, entrenadores y también por parte de la Facultad de Agronomía, donde estudio la carrera de Ingeniera en Biotecnología, tengo horarios muy pesados, hago como una hora y media de camino de donde vivo hasta la facultad y cuando termino clases voy al Complejo Universitario a entrenar y eso es diariamente, pero con la motivación de cumplir las metas, lo hace más sencillo”, señala.

Y es que durante el duelo ante las pingas un sector del público apoyaba al cuadro felino, encabezado por familiares y amigos de la cancerbera. “El salir de Durango es más que nada sacrificio, pero si es lo que nos gusta entonces hay que darle, vamos poco a poco y deseamos que se nos den los resultados para ser nuevamente campeonas”, dijo y agregó que al principio el cambio fue difícil y poco a poco con el apoyo que le han dado y que ha sido mucho, se le ha facilitado.

Finalmente, a las niñas que practican el fútbol les aconsejó “sigan practicando, que lo den todo siempre y que nunca se rinda y que vayan por su sueño porque en algún momento se va a cumplir siempre y cuando estén ahí luchando”, finalizó.