La princesa Mako de Japón inaugura su visita a Brasil en Río de Janeiro

Reforma

Río de Janeiro, 18 jul (EFE).- La princesa Mako de Japón, nieta mayor del emperador Akihito, llegó hoy a Río de Janeiro, ciudad donde comenzó una visita oficial de dos semanas a Brasil, para asistir a los actos conmemorativos por los 110 años de la llegada de los primeros inmigrantes japoneses al gigante suramericano.

A pocas horas de haber aterrizado en Río, el primer acto conmemorativo de la princesa Mako en suelo brasileño fue una visita al jardín japonés, ubicado en el Jardín Botánico de la ciudad más emblemática de Brasil, donde plantó un árbol de “Pau Brasil”, especie originaria del país y al que le debe el nombre.

Posteriormente, Mako, de 26 años, subió al turístico cerro del Corcovado para realizar una corta visita a uno de los mayores iconos de la ciudad maravillosa, el Cristo Redentor.

Al finalizar la tarde, la princesa se reunió con la colonia nipona de la capital carioca en la agrupación japonesa Nikkei, donde tras un breve discurso del presidente de la asociación cultural y deportiva de Río de Janeiro, Takashi Mori, los niños de la escuela de danza del centro representaron un baile tradicional japonés en su honor.

Luego de los homenajes, la princesa Mako pronunció un pequeño discurso en japonés en el que se confesó “feliz de hacer esta visita en este año memorable” en el que se cumplen 110 años de que el primer navío japonés llegó cargado de población nipona al puerto de Santos, en Sao Paulo, sudeste de Brasil.

Mako se dirigió a su audiencia para agradecer “las dificultades”, que ellos y sus descendientes, “afrontaron para contribuir al desarrollo” de la sociedad nipona en el gigante suramericano.

También tuvo palabras de agradecimiento para las sociedad brasileña, por el calor con el que recibieron a los inmigrantes y deseó que esta “historia sea conservada por las próximas generaciones” para que “se fortalezca la relación” entre ambas naciones.

Esta es la primera visita de la princesa Mako a Brasil, país en el que visitará diversas ciudades en cinco estados y en donde se reunirá con descendientes de los primeros japoneses que llegaron al país, antes de regresar a Japón el 31 de julio.

Brasil es el país que acoge la comunidad de japoneses más grande del mundo fuera de Japón, con alrededor de 1,9 millones de personas.

La última visita que recibió Brasil por parte de la familia real japonesa fue la del príncipe heredero de Japón, Naruhito, que asistió el pasado marzo al Foro Mundial del Agua en la capital. EFE