La tasa de muertes por suicidio en Brasil salta un 18,4 por ciento en la última década

El Estímulo

Río de Janeiro, 20 sep (EFE).- La tasa de muertes por suicidio en Brasil saltó un 18,4 % en la última década, desde 4,9 casos por cada 100.000 habitantes en 2007 hasta 5,8 por cada 100.000 habitantes en 2016, según un estudio divulgado hoy por el Gobierno y que alertó sobre los altos índices entre los hombres y entre los indios.

Mientras que la tasa de muertes por suicidio entre los hombres saltó 17,9 % en el período, desde 7,8 casos por 100.000 habitantes en 2007 hasta 9,2 por 100.000 en 2016, entre las mujeres ese crecimiento sólo fue del 9,0 %, desde 2,2 en 2007 hasta 2,4 en 2016.

En números, la cantidad de suicidios de hombres saltó un 28 % en el período analizado.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, entre 2007 y 2016 fueron contabilizados en Brasil 106.374 muertes por suicidio, un promedio de 10.637 por año.

Pero tan sólo en 2016 se registraron 11.433 muertes por suicidio, con un crecimiento del 2,3 % frente a las de 2015 (11.178).

“El número de suicidios viene creciendo gradualmente a cada año”, admitió la directora de la Secretaría de Vigilancia en Salud del Ministerio de Salud, Fátima Marinho, en la rueda de prensa en la que fueron divulgados los números.

De acuerdo con la funcionaria, el suicidio es la cuarta mayor causa de muertes de jóvenes entre 15 y 29 años, pero esa posición varía para los hombres, donde el suicidio es la tercera mayor causa de muertes, y para las mujeres, en donde es sólo la octava.

Marinho también alertó sobre la alta tasa de suicidio entre los indios, población afectada en Brasil por la reducción de sus territorios y las disputas por tierras.

Mientras que la tasa de suicidios entre negros entre 2007 y 2016 fue de 7,6 casos por cada 100.000 habitantes, la de blancos fue de 9,6 por 100.000 y la de indios de 15,2 por 100.000.

Cerca de la mitad de los suicidios entre los indios (un 45 %) se registra entre adolescentes de entre 10 y 19 años.

“Los indios también tienen tasas mayores de suicidio en otros países, como en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, pero en cada nación es por razones diferentes y los motivos son más complejos que entre los no indios”, dijo.

De acuerdo con el estudio, el 60 % de las personas que se suicidaron en la última década en Brasil lo hicieron mediante ahorcamiento, el 18 % por intoxicación exógena (envenenamiento con diferentes sustancias) y el 10 % con arma de fuego.

Pese a que fue la segunda causa de muertes por suicidio, la intoxicación fue el principal medio de intento de suicido en Brasil, aunque muchos de los que intentan matarse por envenenamiento terminan sobreviviendo, especialmente entre las mujeres.

De los brasileños que intentaron suicidarse, un 57,6 % lo hizo mediante intoxicación exógena.

Mientras que las mujeres representan el 70 % de quienes intentaron suicidarse en los últimos diez años por intoxicación exógena, tan sólo el 1,7 % de las que lo intentaron tuvieron éxito. Entre los hombres esa tasa fue del 4,7 %.

Entre 2007 y 2017 fueron registradas 470.913 intoxicaciones exógenas, de las que casi la mitad (220.045) fueron intentos de suicidio, un 16,8 % abusos y el 10,4 % accidentes.

Marinho admitió que entre los factores de riesgo que pueden explicar el aumento de los suicidios figuran el desempleo y la violencia contra la mujer.

Brasil llegó a tener en 2017 un récord de 14 millones de desempleados como consecuencia de la histórica recesión en que se hundió la economía en los dos años anteriores.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, en los municipios que ya cuentan con Centros de Atención Psicosocial (CAP) el número de suicidios es en promedio un 14 % inferior que entre los que no ofrecen esa ayuda.

“Eso muestra que las políticas públicas pueden prevenir. Por eso necesitamos mejorar y aumentar la protección a las poblaciones expuestas”, afirmó la funcionaria tras relatar que en el último año fueron abiertos en el país 109 nuevos CAPs. EFE