Inicio > Noticias > Internacional > La UE condena el ataque a un centro de migrantes en Libia que dejó 53 muertos

La UE condena el ataque a un centro de migrantes en Libia que dejó 53 muertos

Bruselas, 5 jul (EFE).- La Unión Europea (UE) condenó este viernes en los “términos más duros” el ataque del pasado 3 de julio a un centro de migrantes en Trípoli, la capital de Libia, que dejó 53 víctimas mortales, y pidió el fin “inmediato” de la violencia.

“Lo condenamos en los términos más duros. Toda la violencia contra los civiles es inaceptable”, dijo en un comunicado la alta representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, en un comunicado.

En el comunicado se pide asimismo un descenso “inmediato” de la tensión “y el fin de la lucha”, y se insta a todos los actores del conflicto “a mostrar contención” en lo tocante “a la práctica sistemática de la incitación a la violencia”, así como “a volver rápidamente al proceso de mediación dirigido por las Naciones Unidas”.

La Unión Europea, afirmó Mogherini, apoya cualquier misión que ponga en marcha Naciones Unidas para determinar lo que pasó Unidas y espera sus resultados.

Asimismo, la UE llamó a todos los Estados de Naciones Unidas a “respetar totalmente” su obligación de contribuir a la paz y estabilidad en Libia, evitar las entregas de armamento, salvaguardar los recursos de crudo libios y proteger sus infraestructuras de acuerdo con las resoluciones emitidas por el Consejo de Seguridad de la organización.

“El conflicto está desestabilizando Libia y toda la región y ha aumentado el riesgo de terrorismo y de trágicas pérdidas de vidas humanas, también en el mar”, dijo Mogherini.

La UE también recordó a todas las partes e instituciones libias su deber de proteger a los civiles, permitir el acceso de asistencia humanitaria y proteger a los trabajadores humanitarios.

Mogerhini añadió que los Veinticoho están listos para “aumentar los esfuerzos colectivos para abordar la situación”, en particular, “mejorar la protección y ayuda a los migrantes y refugiados”, y en este sentido mostró su “apoyo” al trabajo que hacen la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Libia está inmersa en un largo conflicto desde que la OTAN contribuyera en 2011 a que grupos rebeldes triunfaran cuando terminó la dictadura de más de 40 años de Muamar al Gadafi.

Actualmente, luchan por el control del país dos bandos: uno encabezado por el presidente y primer ministro Fayez al Serraj, apoyado por la ONU y la Unión Europea, que controla Trípoli y algunas zonas del oeste, y otro por el mariscal Hafter, que domina el resto del país y casi todos los recursos petroleros.

En el centro de detención, situado en la localidad de Tajura, en el sur de Trípoli, había más de 600 migrantes detenidos de más de 71 nacionalidades, sobre todo africanos, cuando fue bombardeado. Además de las víctimas mortales, 130 personas resultaron heridas. EFE

%d bloggers like this: