Inicio > Noticias > Internacional > La UE estudia más cooperación en el mar para reforzar libertad de navegación

La UE estudia más cooperación en el mar para reforzar libertad de navegación

Helsinki, 29 ago (EFE).- Los ministros de Defensa de la Unión Europea (UE) empezaron a analizar este jueves la posibilidad de compartir más información entre barcos que tengan desplegados en una determinada área de interés para reforzar la libertad de navegación y proteger sus intereses.

“Hoy discutimos una idea, un concepto de una presencia marítima coordinada en ciertas áreas de interés estratégico para la UE”, informó la alta representante de la Unión, Federica Mogherini, durante una rueda de prensa al término de una reunión informal de titulares de Defensa comunitarios en Helsinki.

Mogherini explicó que la idea consistiría en poner en marcha una “herramienta adicional a disposición de la Unión Europea que utilizaría la presencia de activos navales nacionales” de los Estados miembros.

Los barcos, que serían enviados de forma voluntaria por los Estados y permanecerían bajo la cadena de mando de las autoridades nacionales, “acordarían compartir información y análisis” y también “promoverían juntos la cooperación internacional en el mar y asociaciones con países costeros de las áreas concernidas”.

La política italiana recordó que la seguridad marítima es “uno de los intereses estratégicos fundamentales para la UE, tanto en términos de seguridad como económicos y de comercio”.

“Hemos visto un incremento de las amenazas a la libertad de navegación, que se ve desafiada por crecientes rivalidades estratégicas, actividades de piratería o el crimen organizado”, dijo, y apuntó que cada vez hay más demanda del “papel de la UE como proveedor de seguridad marítima”.

Según Mogherini, “todos los Estados miembros mostraron interés en seguir trabajando” en este proyecto, cuyos detalles técnicos aún se están preparando y que podría ser probado por primera vez en la región del golfo de Guinea.

“No sustituiría, sino que sería una herramienta complementaria a las operaciones que la UE tiene”, especificó, en referencia a misiones ya en marcha como Sofía, que actúa contra el tráfico de personas en el Mediterráneo central y que, ante la negativa de Italia a seguir recibiendo a los migrantes que la operación rescataba ocasionalmente en el mar, se encuentra temporalmente sin activos navales.

“Mantiene otros activos, especialmente los aéreos”, recordó Mogherini, quien expresó su confianza en que para finales de la semana próxima los Estados miembros intercambien ideas sobre el futuro de la operación, cuyo mandato expira a finales de septiembre.

En cualquier caso, Mogherini desvinculó los planes sobre este nuevo mecanismo de cooperación marítima con la situación en el estrecho de Ormuz, donde Estados Unidos ha impulsado la Operación Centinela para dar más seguridad a la navegación en el golfo Pérsico tras varios ataques a petroleros y el derribo de drones que Washington atribuye a Teherán.

Por el momento, el Reino Unido, Australia y Baréin contribuirán a esa misión estadounidense.

“Este concepto fue concebido por nuestra parte hace algunos meses, de forma que no está ligado a ninguna tensión particular”, comentó la política italiana, quien confirmó que la situación en Irán y en Oriente Medio en general corresponderá debatirla a los ministros de Exteriores, que se reúnen hoy y mañana en Helsinki, también de manera informal.

“Podría ser una opción llegado el momento”, reconoció Mogherini, quien recalcó, no obstante, que se está “en una fase temprana de las discusiones” y es pronto para determinar si podría emplearlo la UE en el golfo Pérsico.

Países como Holanda o Letonia consideraron prematuro hablar de una misión naval europea en Ormuz y pidieron tener en cuenta la ley internacional, aunque reconocieron la necesidad de proteger la libertad de navegación y coincidieron, al igual que Mogherini, en que cualquier medida que se tome no debe incrementar la tensión con Irán.

Los ministros de Defensa concluyeron su reunión con un almuerzo de trabajo con sus homólogos de Exteriores en la que hablaron de amenazas híbridas y plantearon la posibilidad de “invocar y utilizar” el artículo 42.7 del Tratado de la UE en ese contexto.

Ese artículo establece que, si un país de la Unión es objeto de una agresión armada en su territorio, los demás Estados miembros le deberán prestar ayuda y asistencia “con todos los medios a su alcance”.

En una cena previa a la reunión, se reunieron con expertos de empresas tecnológicas con los que la UE trabaja desde hace un año para abordar el impacto de la inteligencia artificial en la Defensa, “incluyendo el complicado asunto de los sistemas de armas autónomas letales” y la necesidad de que permanezcan en línea con las leyes internacionales y humanitarias, dijo Mogherini. EFE

%d bloggers like this: