La UE insta a Rusia a reabrir estrecho de Kerch y rebajar tensión con Ucrania

Agencia EFE

Bruselas, 25 nov (EFE).- La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, pidió hoy a Rusia restaurar la libertad de circulación en el estrecho de Kerch, que separa los mares Negro y Azov, e instó a rebajar la tensión tras un incidente con un barco ucraniano.

“Esperamos que Rusia restaure la libertad de paso en el estrecho de Kerch y urgimos a todos actuar con la mayor contención para rebajar la tensión inmediatamente”, indicó una portavoz de Mogherini en un comunicado.

La Armada ucraniana acusó hoy a Rusia de disparar y herir al tripulante de unos de sus buques, la lancha artillada “Berdiansk”, que se dirigía al estrecho.

“Las tensiones en el mar de Azov y el estrecho de Kerch han aumentado peligrosamente hoy”, indicó la portavoz en referencia al incidente, tras el cual las autoridades rusas cerraron el estrecho al tráfico.

Se informó además de incautaciones de barcos ucranianos y de que fueron disparados.

Mogherini recordó que la situación en Azov demuestra cómo pueden incrementarse la inestabilidad y las tensiones cuando “no se atiende a las normas básicas de cooperación internacional”.

En ese punto, recordó que la construcción del puente de Kerch tuvo lugar sin el consentimiento de Ucrania y constituye “otra violación de la soberanía e integridad territorial de Ucrania”,

Además, dijo que ha llevado, junto a la militarización del mar de Azov, a “controles más duros al tráfico naval en el estrecho”, unas inspecciones que la UE llamó a “detener”.

“La UE no reconoce y no reconocerá la anexión ilegal de la península de Crimea por parte de Rusia”, subrayó el comunicado.

El ataque de hoy, que se produjo después de que Moscú acusará a una flotilla ucraniana de violar sus aguas territoriales, habría sido perpetrado por una lancha guardacostas del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

La tensión en el Azov se disparó desde que Moscú construyó en mayo el puente de Crimea que une la península con Rusia, tras lo que redoblaron las inspecciones de los buques ucranianos, lo que Kiev considera un bloqueo, de facto, de sus puertos en el Azov. EFE