La UE registró más de 20.500 víctimas de tráfico de seres humanos en dos años

Bruselas, 4 dic (EFE).- La Unión Europea (UE) registró a más de 20.500 personas, entre hombres, mujeres y niños, como víctimas del tráfico de seres humanos en 2015 y 2016, según un informe de la Comisión Europea publicado hoy.

El estudio, el segundo de este tipo presentado hasta la fecha, precisa no obstante que el número de víctimas podría ser mayor, dado que muchas no llegan a ser detectadas.

En particular, analiza las tendencias en el tráfico de personas y establece los retos pendientes.

Las mujeres y chicas jóvenes son el grupo más vulnerable al tráfico de seres humanos, al representar el 68 % de las víctimas, mientras que los niños suponen el 23 %.

Según el informe, la forma de tráfico más extendida es la destinada a la explotación sexual (56 %), seguida de la que tiene fines laborales (26 %).

Otro de los hechos que evidencia es el uso de internet y las redes sociales para reclutar a las víctimas y un aumento del tráfico contra menores y personas con discapacidad.

También pone de manifiesto que en una buena parte de los casos, los responsables de estos delitos no llegan a ser juzgados.

La CE fija un conjunto de áreas prioritarias donde los países deben centrar sus esfuerzos para combatir el problema, empezando por la mejora en el registro de los datos de las víctimas y los traficantes.

También aboga por combatir la cultura de la impunidad y promover una respuesta coordinada con los países no europeos.

Otro de los mensajes a los países es que garanticen el acceso de las víctimas a la justicia, les faciliten acceso a una compensación y promuevan una formación y acceso a los profesionales que necesiten.

El comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramópulos, dijo en un comunicado que es “imperativo” poner fin a la impunidad de los responsables y de que las autoridades judiciales y legales de los países refuercen la cooperación y apliquen la legislación existente contra los autores de estos delitos y protejan a las víctimas. EFE