La ultraderecha francesa aprovecha el malestar por la subida de carburantes

París, 26 oct (EFE).- Los líderes ultraderechistas franceses Marine Le Pen y Nicolas Dupont-Aignan, hicieron hoy un llamamiento para bloquear las carreteras del país el próximo 17 de noviembre, poniéndose así al frente de las movilizaciones ciudadanas contra la subida de impuestos de los carburantes.

Dupont-Aignan, líder de la formación Debout la France que se alió con Le Pen en las elecciones presidenciales de 2017, dijo en una entrevista en la emisora “RMC” que el incremento de las tasas del Gobierno supone “un escándalo absoluto”, y se mostró convencido de que la movilización podría reducirlo o anularlo.

“El Gobierno tendrá que comprender que los franceses no pueden más. Nuestros ministros viven en París pero en el mundo rural el coche es esencial”, defendió en “Europe 1” Le Pen, presidenta de Agrupación Nacional (AN), antiguo Frente Nacional.

La ultraderechista aseguró que todos sus diputados y concejales participarán en las manifestaciones que se están organizando en varias decenas de ciudades, según muestran numerosos eventos creados y difundidos esta semana por particulares en las redes sociales.

“Tengo tres coches en casa y por mi trabajo hago 2.000 kilómetros cada semana. Esto empieza a ser insoportable”, indicó Serge Bouny, un vecino de Limoges (centro), organizador de uno de los eventos a favor de los bloqueos en esta localidad.

Otra iniciativa virtual de recogida de firmas, lanzada por la autónoma Priscilla Ludosky, vecina del departamento de Seinte-et-Marne (este de París), ha recogido más de 300.000 firmas en pocos días.

En Francia, los impuestos a los carburantes subieron este año 7,6 céntimos por litro para el diesel y 3,9 céntimos para la gasolina, y el Gobierno ha previsto que los aumentos continuarán a un ritmo similar hasta 2022, 6 céntimos el litro de diesel y 3 el de gasolina.

El incremento, con el que el Ejecutivo pretende equiparar la fiscalidad de la gasolina y el diesel, en principio más dañino para la salud, se une a los propios aumentos del precio del barril de crudo en el mercado.

Le Pen se quejó de que, con su política fiscal para los carburantes, el Gobierno no pretende luchar contra el cambio climático sino “llenar las arcas del Estado”.

Varios delegados de estos dos partidos han difundido además vídeos a través de las redes, uno de ellos con más de dos millones de reproducciones, para ponerse al frente de las protestas, que en páginas de Facebook se extienden, especialmente en las regiones del interior del país. EFE