La Unión Africana y la Liga Árabe defienden la no detención de Al Bashir

La Haya, 10 sep (EFE).- La Unión Africana (UA) y la Liga Árabe defendieron hoy que Jordania no entregase a La Haya en 2017 al presidente de Sudán, Omar al Bashir, pese a la doble orden de arresto de la Corte Penal Internacional (CPI).

Las dos organizaciones defendieron que razones de derecho consuetudinario, es decir, la costumbre de otorgar inmunidad diplomática a los jefes de Estado que están de visita oficial en el extranjero, justifican que Jordania no detuviese a Al Bashir cuando tuvo la oportunidad.

Jordania desoyó en marzo de 2017 los llamados de la CPI para que arrestara al presidente de Sudán, que acudió a Amán para participar durante dos días en una cumbre de la Liga Árabe.

El profesor Dire Tladi, en nombre de la UA, dijo que un artículo del Estatuto de Roma, carta fundacional de la CPI, refleja “claramente” que se debe “respetar la inmunidad de un jefe de Estado”.

La Liga Árabe, por su parte, argumentó en un documento escrito que Jordania “tenía la obligación de respetar plenamente” la inmunidad diplomática de Al Bashir, pues ignorarla podría “tener graves consecuencias para el buen funcionamiento” de la organización e “impedir que cumpla el propósito de fomentar la cooperación entre sus Estados miembros”.

El embajador de Jordania en Singapur, Mahmoud Hmoud, agradeció la postura mantenida por la UA y la Liga Árabe, recordando que representan a un total de 70 Estados.

Las vistas orales celebradas hoy en la CPI se deben a que una Sala de Cuestiones Preliminares ordenó remitir a Jordania al Consejo de Seguridad de la ONU, el pasado diciembre, por no ejecutar las órdenes de arresto, decisión que fue recurrida por el país árabe.

Esas órdenes de arresto hacían “inaplicable cualquier inmunidad” de la que pudiera disfrutar como jefe de Estado, explicó el tribunal en su primera decisión.

El tribunal de apelación, formado por un panel de cinco jueces, ha pedido la opinión de organismos regionales como la UA y la Liga Árabe, así como de varios profesores expertos en derecho internacional, para poder tomar su decisión final.

Al Bashir está acusado de genocidio, crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos supuestamente en Darfur, entre 2003 y 2008, contra miembros de los grupos étnicos fur, masalit y zaghawa.

El presidente sudanés ha visitado desde entonces varios Estados que aceptan la jurisdicción de la CPI, como Libia, Sudáfrica, Nigeria, Kenia, la República Democrática del Congo o Jordania.

Hasta el momento, el tribunal internacional no ha logrado la colaboración de ninguno de ellos para que lo detuviese y entregase a La Haya. EFE