La vicepresidenta de Ecuador rechaza afirmaciones de Correa sobre Moreno

El Ciudadano (Ec)

Quito, 30 jun (EFE).- La vicepresidenta de Ecuador, María Alejandra Vicuña, rechazó hoy afirmaciones del exmandatario Rafael Correa sobre que la discapacidad del presidente, Lenín Moreno, le provocó una “amargura” que le lleva a actuar de manera “patológica” contra él.

En su cuenta de Twitter describió a Moreno como “ejemplo de resiliencia frente a las adversidades de la vida, a las que enfrentó y enfrenta con optimismo y alegría”.

Vicuña considera al actual mandatario un “humanista y demócrata a carta cabal, comprometido con grandes objetivos de la patria”, antes de condenar, “los lamentables comentarios discriminatorios en su contra -que asegura-, merecen rechazo”.

Las recientes declaraciones vertidas por Correa en una entrevista esta semana con un medio español han hecho aflorar las críticas por parte de distintos altos cargos el Gobierno ecuatoriano.

Correa ha sido recientemente vinculado a un caso por el intento de secuestro de un ex diputado opositor en 2012, y debe comparecer ante la Corte Nacional de Justicia el próximo lunes.

En los últimos meses ha asegurado ser víctima de una persecución política y mediática promovida Moreno, el actual presidente y antiguo correligionario con el que mantiene abierta una fuerte pugna.

Interpelado por El Diario sobre cuál creía que era la causa de la actitud del actual presidente, que procede del mismo movimiento de Correa, este comentó que “ha sido un impostor profesional, un lobo disfrazado de cordero, sin convicciones, pero yo creo que también hay algo patológico”.

“Algunas veces las personas que han sufrido una tragedia como la que él sufrió, él era un deportista, le metieron un balazo en la espalda y quedó condenado a una silla de ruedas, guardan una amargura, una frustración con la vida, una frustración hacia los demás que no han sufrido esa desgracia que cuando tienen poder deforman esa amargura”, recoge la entrevista del diario español.

“Nosotros creemos que va por ahí también el asunto, porque es demasiado grave ya, es patológico”, apostilla Correa, siempre según ese medio.

De 65 años, Moreno quedó postrado en una silla de ruedas en 1998 tras sufrir en Quito un disparo a quemarropa por delincuentes que le asaltaron, perdiendo la movilidad en ambas piernas.

Su condición física le ha llevado a promover políticas pioneras en el país sobre discapacidad y a ejercer como enviado especial del secretario general de las Naciones Unidas sobre Discapacidad y Accesibilidad. EFE