Inicio > Noticias > Internacional > La Zona Verde de Bagdad empieza a ver los árboles

La Zona Verde de Bagdad empieza a ver los árboles

Amer Hamid

Bagdad, 28 jun (EFE).- Alrededor de 18.000 bloques han sido retirados en los últimos meses de la conocida Zona Verde de Bagdad, un espacio de edificios oficiales y embajadas que vivía enjaulado tras estos módulos de hormigón desde la invasión de Estados Unidos en 2003 y que ahora por fin comienza a ver la vegetación.

“Hemos empezado a ver los árboles”, indicó a Efe Mohamed Omran, un joven profesor de 32 años que asegura que la vida ha regresado con la retirada de miles de bloques de hormigón que servían de aislante para cuanto edificio se levanta en esa zona.

A finales de 2018 el Gobierno iraquí empezó a desmantelar el cordón de hormigón armado y a normalizar la vida en la Zona Verde.

Se permitió la entrada de los ciudadanos primero temporalmente y este mismo mes de junio de manera definitiva al tiempo que se retiraban miles de gigantescos bloques que cerraban calles y dificultaban el tránsito dentro de la ciudad.

Son “fantasmas que preocupan a los ciudadanos”, indicó a Efe el general Mohamed Hamid al Bayati, secretario personal del primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, y encargado de la retirada de las barreras de seguridad.

Al Bayati subrayó que la eliminación de los bloques “da un mensaje claro a los ciudadanos respecto a la mejora de la situación de seguridad y la vuelta de la vida a la normalidad”, aunque conlleva un “gran esfuerzo” por parte de las autoridades, que, dijo, tratan además de reutilizar los módulos debido a su gran coste.

¿Y AHORA, QUÉ PASA CON LOS BLOQUES?

La historia de retirar los bloques viene de lejos. Después de que la violencia empezara a remitir en 2012 se quitaron unos 200.000 muros de cemento de las calles de Bagdad, pero en 2014 el proceso quedó paralizado por la irrupción del Estado Islámico (EI) en el país.

El proceso se reinició el año pasado, un año después de la declaraciones oficial del Gobierno de la derrota del EI y este año avanza a ritmo sostenido.

Sólo la semana pasada, se quitaron 402 bloques de los edificios gubernamentales, según la Comandancia de Operaciones de Bagdad, responsable de la seguridad de la capital.

Hakim Abdelzahra, encargado de comunicación del Municipio de Bagdad explicó a Efe que hasta el momento se han eliminado las barreras de los barrios residenciales y ahora se está procediendo a retirar paulatinamente la coraza de los edificios gubernamentales. 

Los bloques de cemento son usados para reforzar puestos de seguridad en otras zonas, así como para completar un gran muro que está siendo levantado alrededor de la capital para protegerla y controlar quién accede a ella, un proyecto que data de antes de la derrota militar del EI.

Además, una parte de los bloques de hormigón ha sido empleado para almacenar granos, debido a “la escasez de almacenes y al aumento de la producción esta temporada”, señaló Abdelzahra.

EL FIN DE LA JAULA

“Si quería ir de Al Rasafa (este de Bagdad) a Al Karaj (oeste de Badad), a veces tardaba más de dos horas porque las calles estaban cortadas, pero ahora mi trayecto normalmente dura entre 30 y 45 minutos”, cuenta Abdelamir Haider, un taxista de 29 años que no oculta su felicidad por la nueva situación.

El conductor señaló a Efe que la decisión de las autoridades de retirar las barreras “refleja la seguridad y que las fuerzas de seguridad controlan de forma completa” la situación.

“Los bloques sofocaban Bagdad y nos sentíamos como si estuviésemos en una cárcel, porque los bloques rodeaban cada barrio por todas las partes, además la mayoría de las calles estaban cortadas, lo que me fastidiaba al ir y al volver del trabajo”, resumió Omran.

“Ahora hemos salido de la jaula y podemos ir a cualquier lugar”, agregó. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: