Lagarde defiende en Paraguay “el impacto positivo del comercio” en el mundo

City AM

Asunción, 14 mar (EFE).- La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, defendió hoy en Paraguay el comercio internacional y su “impacto positivo en el crecimiento de la economía global”, ante el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles al aluminio y al acero.

Lagarde, que ligó la recuperación económica mundial “ampliamente” al comercio, advirtió de los peligros que pueden suponer las medidas arancelarias durante una rueda de prensa en la que el tema central fue la marcha de la economía de Paraguay.

“Podemos identificar que la creciente recuperación es ampliamente atribuida a una combinación de comercio e inversión y cualquier cosa que ponga en peligro el comercio o la inversión, o los dos, no será bueno para el crecimiento global”, apuntó en una rueda de prensa en el Banco Central del Paraguay (BCP).

Al margen de las cuestiones globales, Lagarde también se refirió a la evolución de la economía paraguaya, que “ha mostrado un excelente comportamiento en los últimos años a pesar de las difíciles circunstancias internacionales”.

Esto lo atribuyó al “resultado de las políticas macroeconómicas, a la ley de responsabilidad fiscal (fijada en el 1,5 % del producto interno bruto -PIB-) y al objetivo de inflación”, y animó al país a seguir por este “virtuoso camino”.

“El sol está brillando sobre Paraguay y es una oportunidad para fortalecer el potencial crecimiento de la economía”, manifestó Lagarde ante los medios.

Además, Lagarde descartó estar “preocupada” por la deuda pública de Paraguay, en torno al 24 % del PIB, y recalcó que el país “está en buena forma”.

La economista y abogada, en su papel de directora gerente del FMI, se permitió hacer dos recomendaciones a Paraguay a la hora de manejar el gasto público: “fijarse en la calidad de la inversión y la eficiencia del gasto”.

Aunque el tono de su discurso y su percepción de la economía paraguaya fue positivo, Lagarde no solo se quedó en los elogios hacia el país suramericano y evidenció que “queda más por hacer”, en alusión a la pobreza, la desigualdad y la brecha salarial y participativa entre hombres y mujeres.

También se refirió a cuestiones concretas, como la modernización del sector público, la inversión en infraestructuras, con mejoras en los transportes, la conectividad y la distribución eléctrica, ya que Paraguay, a pesar de ser uno de los mayores productores de energía del mundo, carece del sistema adecuado que garantice la electricidad en todo el país.

En cuanto a sanidad, abogó por garantizar el acceso a todo el país, y en lo relativo a la educación, Lagarde apostó por centrarse en “la población joven”, con la que dijo haberse “quedado impresionada” durante su visita al país.

Lagarde llegó a Asunción el martes por la tarde y ese mismo día se reunió con el presidente Horacio Cartes.

Este miércoles visitó dos importantes proyectos del Gobierno en esta legislatura, el barrio de San Francisco, para personas de pocos recursos, y Ciudad Mujer, un espacio pensado para atender a unas 25.000 paraguayas al año.

Además, almorzó con mujeres líderes representantes de diferentes sectores de la sociedad paraguaya y conversó con los dos candidatos a presidente, Mario Abdo Benítez, del gobernante y conservador Partido Colorado, y el liberal Efraín Alegre, de la Alianza Ganar. EFE