Laicos del sur de Chile realizan velatón previa a visita de enviados papales

Global Media Federation

Santiago de Chile, 13 jun (EFE).- Decenas de personas del Movimiento de Laicos de la ciudad chilena de Osorno realizaron hoy una “velatón” frente a la catedral San Mateo, a horas de la llegada de los dos enviados papales que escucharán testimonios de abusos sexuales en los que al parecer está involucrado el clero de Chile.

El vocero del grupo, Mario Vargas, dijo que a la espera del arzobispo maltés Charles Scicluna y el sacerdote español Jordi Bertomeu, cantarán y rezarán en las puertas de la catedral “con los corazones atentos y esperanzados del mensaje que traigan los enviados”.

Vargas indicó a los periodistas que al acto se invitaron a todos los osorninos al igual que sacerdotes y religiosas.

El movimiento estuvo en contra del nombramiento de Juan Barros como obispo de esa ciudad, situada 942 kilómetros al sur de Santiago, debido a los presuntos encubrimientos de abusos sexuales por parte del influyente sacerdote Fernando Karadima.

Cada vez que Barros celebraba una misa, el Movimiento de Laicos de Osorno llegaba hasta el lugar portando globos negros, lo que muchas veces derivó en fuertes discusiones con los fieles que apoyaban al obispo.

En mayo pasado, el papa enterado de las denuncias de abusos sexuales por parte de algunos religiosos, llamó al Vaticano a 34 obispos chilenos que tras varias jornadas de reuniones presentaron sus renuncias en bloque después de reconocer que habían cometido “graves errores y omisiones”.

Este lunes, el sumo pontífice aceptó las renuncias de Barros y de los obispos de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar, y de Puerto Montt, Cristián Caro Cordero, estos dos últimos mayores de 75 años

En los últimos 15 años, desde el caso de Andrés Aguirre, el llamado “cura Tato”, 80 sacerdotes y religiosos católicos han sido acusados en Chile de delitos de connotación sexual.

De ese total, 45 fueron condenados por la Justicia civil o canónica, y de ellos 34 tuvieron como víctimas a menores de edad. EFE