Inicio > Noticias > Internacional > Las actas se deben conservar pero los votos se pueden destruir en Bolivia

Las actas se deben conservar pero los votos se pueden destruir en Bolivia

La Paz, 3 nov (EFE).- Las listas de electores y las actas de votación se deben archivar en los procesos electorales en Bolivia, pero las papeletas con el voto se pueden destruir, explicó este domingo el órgano electoral del país.

El Tribunal Supremo Electoral emitió un comunicado en el que detalla lo establecido en la normativa electoral para comicios como los celebrados el pasado 20 de octubre, tras los que aparecieron una serie de denuncias de supuestas actas, papeletas y urnas de votación encontrados fuera del órgano electoral, muchas en plena calle.

El órgano electoral dio por vencedor al presidente del país, Evo Morales, pero la posición denuncia fraude y pide anular los comicios, sin esperar a una auditoría de realiza la Organización de Estados Americanos (OEA) para aclarar estas denuncias.

El domingo 20 de octubre fueron destinadas en Bolivia y en otros 33 países donde hubo mesas de votación un total de 34.555 “maletas electorales” con el material necesario para el funcionamiento de las mesas de sufragio, señaló el tribunal electoral.

Este material incluye actas electorales, certificados de sufragio, hojas de trabajo y listas de electores habilitados e inhabilitados, entre otros contenidos.

LAS LISTAS Y ACTAS SE DEBEN ARCHIVAR

Las listas de electores y las actas de las mesas de votación deben ser “inventariadas y digitalizadas” en un archivo, indicó.

Uno de los objetivos es “la identificación de las personas que no emitieron su voto”, reportó el órgano electoral, ya que es obligatorio para los residentes en el país.

Quien no acuda a votar sin alguna justificación se arriesga principalmente a sanciones administrativas durante tres meses, como no poder realizar trámites bancarios o solicitar el pasaporte.

El padrón de electores era de unos 7,3 millones, casi siete millones en Bolivia y el resto principalmente en países como Argentina, Brasil, España y Estados Unidos, siendo voluntario el voto para los residentes en el exterior.

Esta información puede ser solicitada por órganos judiciales con fines de peritaje, además de ser consultada por la ciudadanía y por cualquier instancia, apuntó.

La OEA realiza desde el pasado jueves una auditoría ante las denuncias de fraude a favor del presidente Morales.

LOS VOTOS SE PUEDEN DESTRUIR

Si bien listas y actas se tienen que archivar, las papeletas con el voto, tanto usadas como sin usar, los certificados para acreditar el sufragio y los justificantes de impedimento para votar tienen que ser “inutilizados y reciclados”, subrayó en el comunicado.

Los tribunales departamentales en las nueve regiones de Bolivia son los encargados de que se cumpla esta labor, entregando este material a una empresa pública en presencia de un notario electoral.

El Tribunal Supremo Electoral debe suscribir un convenio para llevar a cabo este cometido, “en el cual se establece el procedimiento de inutilización, el monto que demande la entrega y la condición de la misma”.

El resto de útiles electorales, como las urnas, más conocidas como ánforas en Bolivia, son inventariados y reutilizados por los mismos tribunales electorales o para un siguiente proceso electoral.

“Las ánforas y mamparas deben ser conservadas en ambientes que permitan su debido mantenimiento”, añadió.

Estos materiales también pueden ser prestados a organizaciones educativas o de la sociedad civil, con fines de capacitación o de elecciones.

Además, los materiales de capacitación devueltos son donados para fines educativos a instituciones interesadas, de acuerdo a las condiciones establecidas por los tribunales departamentales, o reutilizados en actividades del Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático.

LAS DENUNCIAS

Tras las elecciones aparecieron en redes sociales videos y fotos de supuestas papeletas de voto y actas de votación tiradas en plena calle o a la basura, entre otras denuncias que el órgano electoral rechaza y que no han sido confirmadas por fuentes independientes.

Asimismo, algunos tribunales electorales en varias regiones fueron asaltados e incendiados, pero el tribunal nacional aseguró haber podido realizar el cómputo de las 34.555 actas y advirtió de que la normativa boliviana no prevé la posibilidad de anular unas elecciones. EFE

%d bloggers like this: