Las mujeres duranguenses merecen una vida sin violencia

Son prioridad para el Gobierno del Estado

  • El Secretario General de Gobierno, Arq. Adrián Alanís Quiñones, encabezó la Sesión del Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.
  • Participan titulares de dependencias estatales, municipales, así como representantes de organizaciones de la sociedad civil.
  • De manera coordinada, se da respuesta a las observaciones de la Alerta de Género.

En Durango, trabajamos de manera coordinada e interinstitucional para prevenir, evitar y erradicar la violencia, porque las mujeres duranguenses merecen vivir una vida sin agresiones, dijo el secretario General de Gobierno, Adrián Alanís Quiñones, al encabezar la Sesión del Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Ante los integrantes de este sistema, presidentes municipales, representantes de organizaciones de la sociedad civil, así como de los institutos de la mujer, el Secretario General de Gobierno destacó que para este Gobierno las mujeres son prioridad, por lo que por instrucciones del gobernador José Aispuro Torres, desde el inicio de esta administración se ha trabajado de manera ardua por conseguir abatir los índices delictivos, especialmente de aquellas conductas antijurídicas que son consideradas graves.

En dos años de administración, el trabajo preventivo en materia de seguridad está comenzando a rendir frutos y hoy, de ser una de las entidades más inseguras, Durango ha pasado a estar entre los cinco estados más seguros del país, y trabajamos para que se vea reflejado en la seguridad de las personas, individual, de nuestros ciudadanos, y de manera especial en los grupos vulnerables y en la vida cotidiana de las mujeres.

Dijo que, en el caso de la declaratoria de Alerta de Género por parte de la Secretaría de Gobernación, se focalizan los esfuerzos de manera interinstitucional, con el objeto de atender de manera prioritaria todos los aspectos de la resolución, por lo que no se tolerarán omisiones para prevenir, evitar y erradicar la violencia contra las mujeres.

Por eso, es importante establecer los procedimientos y metodologías que nos vayan arrojando el grado de cumplimiento de los compromisos, porque precisamos que avancemos, sin engaños, con claridad, sin simulaciones y mucho menos con provechos ventajosos que sólo benefician a unas cuantas personas, ya que nuestras mujeres merecen continuar en el lugar que por convicción siempre les habíamos otorgado, como pilares de nuestra familia, como elementos fundamentales de la comunidad y como agentes de consolidación para nuestra sociedad.

El compromiso es establecer los mecanismos para que el ambiente de violencia que las mujeres viven, o están en riesgo de padecer, en los 16 municipios objeto de la resolución, se atienda y en la brevedad se erradique de los entornos comunitarios, por lo que se redoblan los esfuerzos para que las mujeres de los 39 municipios accedan a una vida sin violencia.

En materia de seguridad vamos a trabajar para contar con albergues propios, y manejados bajo estrictos protocolos de seguridad, para resguardar y proteger a las duranguenses que hayan sido víctimas de violencia junto con sus hijos; vamos a reforzar los mecanismos que han demostrado su eficacia como es el programa esmeralda y buscaremos adecuar el 911 para que haya especialistas de tiempo completo atendiendo hechos violentos contra mujeres.

En materia de procuración de justicia, la atención a las víctimas y la reparación integral del daño comenzaremos por profesionalizar a los servidores públicos en materia de perspectiva de género, para que, con sensibilidad, con sentido humano y sin dilaciones operen los protocolos de atención a mujeres víctimas de violencia.