Las potencias occidentales advierten a Siria contra ataques químicos en Idleb

Agencia EFE

Naciones Unidas, 6 sep (EFE).- Las potencias occidentales advirtieron hoy al régimen sirio de que tomarán medidas, posiblemente militares, si utiliza armas químicas en su ofensiva contra la provincia de Idleb, último bastión de la oposición armada.

Estados Unidos, Francia y el Reino Unido sugirieron ante el Consejo de Seguridad de la ONU que las fuerzas de Damasco podrían valerse de ese tipo de armamento en Idleb, tal y como han hecho en otros lugares durante el curso de la guerra.

La embajadora estadounidense, Nikki Haley, recordó que la actual Administración ya ha respondido militarmente en dos ocasiones a sendos usos de armas químicas por parte del Gobierno de Bachar al Asad y dejó claro que está dispuesta a volver a hacerlo.

“Queremos aprovechar esta oportunidad para recordar a Al Asad y a sus socios rusos e iraníes: no quieran apostar contra EE.UU. respondiendo otra vez”, amenazó Haley.

El pasado abril, EE.UU., en coordinación con Francia y el Reino Unido, lanzó un centenar de misiles contra instalaciones sirias tras acusar al régimen de un ataque químico en la ciudad de Duma.

Un año antes, Washington ya había bombardeado bases sirias en respuesta a otro supuesto uso de armas químicas, entonces en la localidad de Jan Shijún.

“Un nuevo uso de esas armas por parte del régimen de Bachar al Asad no quedará sin castigo”, avisó hoy el embajador francés ante la ONU, Francois Delattre, que recordó que las investigaciones internacionales han demostrado que Damasco ha seguido usando químicos como el cloro en la guerra a pesar de haberse comprometido a destruir su arsenal.

Su homóloga británica, Karen Pierce, urgió a Rusia a utilizar su influencia para evitar nuevos ataques químicos y defendió que, si no lo hace, será “cómplice”.

El representante ruso, Vasili Nebenzia, reiteró mientras el mensaje de su Gobierno, que desde hace semanas viene advirtiendo de que son grupos opositores los que están planeando usar armas químicas en Idleb para tratar de culpar al Gobierno y forzar una respuesta occidental.

Nebenzia insistió en que Damasco, que está imponiéndose en la guerra, no necesita en absoluto de ese tipo de armamento y volvió a señalar a la ONG conocida como los “Cascos Blancos” como impulsora del “montaje” que se prepara.

EE.UU. y sus aliados defendieron que esas acusaciones no tienen ninguna base y son parte de una estrategia de Moscú para tapar las acciones de sus aliados.

“Son la definición de noticias falsas”, aseguró Haley sobre las advertencias de Rusia.

La discusión tuvo lugar en un encuentro mensual que el Consejo de Seguridad celebra para analizar la cuestión química en Siria.

El máximo órgano de decisión de la ONU volverá a abordar la guerra en el país árabe este viernes, con una reunión centrada en la situación en Idleb. EFE