Las tres presas de Durango y la de Canatlán rebosantes, ya vierten demasías sobre La Sauceda y Tunal

Las tres presas del municipio de Durango, junto con la de Canatlán, vierten sus demasías a los Ríos La Sauceda y Tunal, pero todo está bajo control, asegura la Comisión Nacional del Agua.

La presa Guadalupe Victoria está a un 89% de su embalse, la Santiago Bayacora al 101.4%, la Peña del Aguila al 102.3% y la Caboraca, de Canatlán, al 100%, algo que no sucedía hace muchos años en materia hídrica.

Las cuatro presas, para decirlo pronto, están elevando las avenidas de agua tanto de La Sauceda como del Tunal, pero hasta el momento, no hay ningún problema.

La lluvia, sin embargo, antes que ceder, se está intensificando en todos rumbos de la entidad, y del país y, hasta el momento, donde más problemas ha causado es en municipios como Canelas y Gómez Palacio.

Los cuerpos de Protección Civil estatal y municipales, están virtualmente acuartelados por lo que pudiera suceder, aun cuando los pronósticos marcan que seguiremos teniendo lluvias puntuales de regulares a intensas en toda la geografía estatal y nacional, puesto que mucho es consecuencia al acercamiento de “Lidia” al maciso continental en La Paz y Los Cabos.

Las cuatro presas, recuerda la CONAGUA, vierten sus demasías, la de Canatlán a La Sauceda que al final desemboca en El Tunal, donde también se juntan las aguas de la Peña del Aguila, Guadalupe Victoria y Bayacora.

La Comisión Nacional del Agua informa que las aguas vertidas a los ríos, aun son controlables. No representan en este momento ninguna amenaza, mientras sigan sometidas, para lo que se desasolvaron a tiempo arroyos y ríos que confluyen a La Sauceda y Tunal, pero de cualquier manera los cuerpos de auxilio están acuartelados, a espera de lo que pudiera presentarse.