Lee Tamahori presentó en la Berlinale su “western” maori a ritmo de “haka”

leeBerlín, 13 feb (EFE).- El director neozelandés Lee Tamahori presentó hoy en la Berlinale “Mahana. The Patriach”, una película que el cineasta plantea como un “western” maori y cuyo paso por la capital alemana incluyó toques de “haka”, la danza ritual aborigen conocida como símbolo de todo el país.


“Me gustan los western porque permiten unos criterios muy fáciles, la dualidad bueno/malo, joven/viejo”, explicó Tamahori tras la proyección de su película, incluida en la sección oficial del festival aunque con carácter de exhibición y fuera de concurso.

“Mahana”, una historia de amor y rivalidad entre dos clanes familiares maori en los años 60, apuntala esta dualidad en la confrontación entre el abuelo, empeñado en transmitir sus valores inamovibles a las generaciones siguientes, y su rebelde nieto Simeon.

El otro puntal del filme es la tensión entre el patriarca y la mujer de la que se apropió por la fuerza y convirtió en su esposa, pero a la que nunca logró someter al completo porque, como le recuerda ella, ni siquiera su poder como cabeza del clan es ilimitado.

“Es un patriarca tiránico, agresivo y brutal, pero al mismo tiempo un hombre consagrado a defender la regla de la unidad de la familia”, explicó Tamahori, respecto al papel que interpreta Tamuhera Morrison.

El nieto, Akuhata Keefe, representa esa nueva generación que se rebela contra la marginación en que los blancos mantienen a los miembros de su comunidad y a la vez contra la brutalidad de las costumbres aborígenes.

Tamahori acudió a la Berlinale con varios de sus actores e invirtió buena parte de su conferencia de prensa a explicar qué hay en su filme de nostalgia por el pasado y qué hay de anhelo de superación de los abismos entre la cultura autóctona y el poder ejercido durante siglos por los blancos.

La imagen de su presentación fue, sin embargo, la de ese abuelo y el nieto de la película a ritmo de “haka”, la danza aborigen que actualmente se relaciona con la selección de rugby y que para los maori sigue siendo su señal de identidad.

“Nuestra generación tiene poco que ver con lo que vemos en la película. Yo no siquiera sé qué son esos westerns de John Wayne que tanto se citan en ‘Mahana’. Mi mundo no es el de entonces”, confesó Keefe, para quien efectivamente el “haka” es la danza guerrera indispensable para intimidar al rival ante un partido rugby. (1)EFE