Ley sobre servicio militar de ultraortodoxos puede tumbar al gobierno israelí

Jerusalén, 11 ago (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, amenazó hoy a sus socios de coalición con convocar elecciones anticipadas si no se llega a un acuerdo en la crisis sobre la legislación sobre el servicio militar obligatorio para los judíos ultraortodoxos.

Los ultraortodoxos, y los partidos que los representan y que integran la coalición de gobierno israelí, exigen una reforma de la legislación de reclutamiento que garantice que buena parte de sus votantes varones queden exentos del servicio militar, que en Israel dura tres años para los hombres y dos para las mujeres.

“La aprobación de una reforma de la ley de reclutamiento fue la base del acuerdo de coalición de gobierno”, dijo el viceministro israelí de Sanidad, Yaakov Litzman, dirigente del partido Judaísmo Unido de la Torá, que aglutina a los ultraortodoxos ashkenazíes.

“No queremos elecciones, pero no vamos a ceder en la cuestión esencial de salvaguardar el estatus de los estudiantes de las yeshivás (escuelas religiosas judías) para quienes la Torá es su trabajo”, afirmó Litzman, que amenazó con dimitir si se mantiene la ley en su versión actual.

Netanyahu se reunió hoy con varios de los principales miembros de la coalición de gobierno (formada por su partido Likud, derecha nacionalista, más dos formaciones ultranacionalistas, un partido centrista y dos ultraortodoxos), y se fijó un plazo de dos semanas para lograr un acuerdo, informó hoy el digital Ynet.

Caso de no alcanzarse ese acuerdo, se decidirá la fecha de la convocatoria de elecciones anticipadas, informo por su parte el periódico Times of Israel.

Además de Netanyahu, en la reunión participaron, entre otros, los líderes del partido ultranacionalista Hogar Judío, Naftali Benet (principal socio de gobierno); del centrista Kulanu, Moshe Kahlon, y de las dos formaciones ultraortodoxas, Judaísmo Unido de la Torá, Moshe Gafni, y Shas (que representa a los sefardíes y judíos orientales), Aryeh Deri.

La actual Ley del Servicio Militar de Israel expirará el próximo septiembre, después de que el Tribunal Supremo la declarase inconstitucional, lo que obliga a la Kneset (Parlamento) a aprobar una nueva norma antes del plazo establecido por la corte, el próximo 2 de diciembre.

La norma, fue reformada en 2017 para incluir una reducción de cuotas de participación de los ultraortodoxos en el Ejército, de modo que estos puedan evitar el servicio militar con el argumento de que son estudiantes de yeshivá.

Pero el Supremo canceló esta reforma al considerarla inconstitucional, por entender que es discriminatoria y contraria al derecho de igualdad.

“La decisión crea una crisis irresoluble que podría llevar a elecciones generales en el primer trimestre de 2019”, afirmó Ynet. EFE