Inicio > Noticias > Internacional > Liberado policía birmano que reveló el montaje contra periodistas de Reuters

Liberado policía birmano que reveló el montaje contra periodistas de Reuters

Foto de archivo

Rangún (Birmania), 1 feb (EFE).- El policía birmano que denunció ante un juez el montaje contra los dos reporteros de la agencia Reuters encarcelados por espionaje fue puesto hoy en libertad tras cumplir una condena por indisciplina.

Los periodistas Wa Lone y Kyaw Soe Oo fueron condenados en septiembre a siete años de prisión por vulnerar la ley de secretos oficiales mientras investigaban una matanza de musulmanes rohinyá en el estado de Rakáin, en el oeste del país.

Durante el juicio, el capitán Moe Yan Naing declaró que los dos cayeron en una emboscada policial en la que fueron citados el 12 de diciembre de 2017 para darles documentos sobre la persecución de esa minoría y detenidos acto seguido por la posesión de esa información.

Tras dar su testimonio al juez, la policía abrió un expediente al agente, que fue condenado por violar la ley de disciplina policial mientras que su familia fue expulsada de la casa propiedad de la institución en la que vivía en la capital, Naipydó.

A la salida de la prisión, Mow Yan Naing defendió su inocencia y llamó a reformar la ley por la que fue condenado.

“Toda mi vida y en mi carrera como policía jamás violé la disciplina policial”, dijo el agente a la prensa.

“Pero si dicen que violé la ley de disciplina policial esta ley esta desfasada (…) Creo que se debe enmendar esa ley para avanzar hacia la democracia”, añadió.

Wa Lone y Kyaw Soe Oo, que no llegaron a conocer el contenido de los documentos, investigaban una masacre de 10 rohinyás en la aldea de Inn Din que ocurrió durante la operación que el Ejército birmano lanzó en agosto de 2017 en el norte de Rakáin.

La investigación periodística provocó que siete soldados fueran condenados en abril de 2018 a diez años de prisión por la matanza, el único abuso reconocido por las autoridades birmanas.

Unos 723.000 rohinyás han huido a Bangladés a raíz de la ofensiva militar birmana en la que la ONU denunció “genocidio intencional” y calificó como “limpieza étnica de manual”.

La liberación del agente coincidió con un informe de Human Rights Watch que acusó al Gobierno birmano, el primero elegido democráticamente en medio siglo, de utilizar viejas leyes de los anteriores regímenes militares para perseguir a activistas y periodistas que le critican. EFE