Liberan caseta de Garabitos

  • Perdió Capufe unos 94 mdp por toma de ejidatarios

Por: Carolina Cupich

Durante la mañana retiraron el plantón que mantenían

Después de que en abril del 2017 ejidatarios pertenecientes a Estación Otinapa, El Pino, Máximo García, 16 de Septiembre y Cieneguita tomaran la caseta de Garabitos, lugar donde comienza la supercarretera Durango–Mazatlán, con el objetivo de presionar al Gobierno Federal para que les pagara la superficie afectada por la construcción de esta rúa, este miércoles quedó liberada.

Después de que en diversas ocasiones se levantaron las voces tanto de los ejidatarios exigiendo se les pagara lo adeudado, como de los viajantes que se llegaban a molestar por el cobro de una “cuota” que los mismos inconformes habían impuesto, así como los diversos exhortos por parte del Gobierno Estatal para que liberaran la caseta, comprometiéndose a pagar este adeudo por medio de un crédito, no fue hasta el viernes 9 de agosto que todo se empezó a ver “más claro”.

Esto gracias al compromiso que hizo el presidente López Obrador, quien indicó que giraría instrucciones inmediatas a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para que a partir de este lunes se empezaran a liberar los pagos por 60 millones de pesos a todos los afectados, pues las manifestaciones que estaban realizando daban un mal aspecto al estado y a México.

El pasado lunes los propios ejidatarios y el secretario general de Gobierno, Adrián Alanís, daban a conocer que las instrucciones ya estaban giradas y solamente era cuestión de que los afectados presentaran la documentación requerida en la SCT, para de esta manera comenzar a emitir los cheques de pago a cada uno. Cabe destacar que aún después de esto los pobladores reiteraron que no liberarían la caseta, hasta que estuvieran realizados los pagos al cien por ciento.

De esta manera la cita fue concretada este miércoles en la caseta de Garabitos, donde estuvo presente tanto el gobernador Aispuro Torres como la senadora Margarita Valdez y diputados federales y locales para presenciar el cumplimiento del pago a los ejidatarios y por ende la liberación.

Raúl Sarmiento Luévanos, representante de los afectados y vocero oficial de este movimiento, manifestó que ya se ha pagado al cien por ciento a tres de los cinco ejidos, quedando pendientes los otros dos, pero ya solo es cuestión de que terminen de presentar los documentos requeridos.

Afirmó que la liberación de esta caseta se da porque están seguros de que el recurso se encuentra ya en el estado; “por fin el día de hoy se termina este movimiento que trajo muchos contratiempos y habladurías, pero nosotros solamente estábamos luchando por lo que nos correspondía, el dinero ya está aquí, se está entregando y posiblemente ya para el viernes queden pagados todos los ejidos”.

Aseveró que lo que en su momento se recaudó fue repartido equitativamente entre todos los ejidatarios, desmintiendo lo que en su momento se señaló, donde decían que no era así; y también aclaró que no se recaudaban lo millones que diversos periodistas y funcionarios comentaron; “yo leí columnas y vi noticieros donde decían que aquí pasaban quién sabe cuántos carros y que por día recaudábamos más de un millón de pesos y eso es mentira, si hubiera sido así nosotros no hubiéramos seguido aquí”.

También agradeció la disposición del Gobierno Estatal en todo momento, afirmando que siempre estuvieron buscando la forma de apoyarlos, aun cuando las cosas estaban “trabadas”; “agradecemos al gobernador su apoyo y paciencia, así como al presidente López Obrador que por fin destrabó nuestro pago, cuando se tiene la intención de hacer las cosas, se logran”.

Por su parte el gobernador José Rosas Aispuro Torres agradeció el apoyo y la voluntad de López Obrador para poder resolver este conflicto, el cual se postergó más de lo debido y agradeció también la paciencia de los ejidatarios.

Aunque de forma contundente dijo que a partir de hoy se hará valer el estado de Derecho de cada ciudadano, para que no se vuelvan a ver afectados en su libre tránsito por las diversas rúas del estado, asegurando que todo aquel que tome nuevamente las casetas o carreteras se deberá atener a las consecuencias jurídicas que esto implica.

“Creo que el presidente fue claro al decir que este tipo de acciones generan una mala imagen para el estado, por esta razón aceleró el pago de los ejidatarios, asimismo esto nos compromete a nosotros a mantener este mismo orden y paz”, afirmó.

Aseguró que a partir de este miércoles la administración de esta caseta queda en manos de Caminos y Puentes Federales, añadiendo que hasta el momento se han pagado 33 millones de pesos a 3 ejidos, quedando pendientes solamente Garabitos y Arroyo Seco.

“Estos ejidos se pagarán en estos días, dando un monto total de 60.6 millones de pesos; los ejidatarios también se comprometieron a retirar cualquier tipo de demanda que hayan interpuesto tanto en contra del Gobierno Federal o Estatal, quedando todo claro”, agregó.

Aispuro destacó que esta liberación fue un logro que se tuvo gracias al diálogo, la voluntad, las gestiones y el compromiso por parte de los gobiernos; “este pago no representa ninguna deuda para el Estado, es con recursos propios de Capufe y lo importante es que ya se empezará a recibir el recurso perdido durante estos meses y se deja claro que el estado de derecho se respetará a partir de hoy”.

Cabe destacar que el encargado de Capufe, Alberto Godoy, reconoció que existe una pérdida de 94 millones de pesos por el periodo de los 20 meses, aseguró que lo único que ahora queda es continuar trabajando y buscando la forma de mantener la carretera en las mejores condiciones posibles.