Líder empresarial afirma que a Nicaragua le tomará años recuperarse de crisis

Nicaragua Al Día

San José, 12 oct (EFE).- El presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (Apen), Guillermo Jacoby, afirmó hoy que a su país le tomará años recuperarse de la crisis generada desde abril por las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

“El impacto de esta crisis es de unas dimensiones que nadie se esperaba y nos va a costar muchísimo retomar el camino correcto del crecimiento económico, serán años”, declaró Jacoby a Efe en Costa Rica.

El empresario participa hoy en San José en una asamblea de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Exportadores de Centroamérica y el Caribe (Fecaexca).

Jacoby dijo que las proyecciones de organismos internacionales indican que para el año 2022 Nicaragua, cuyo PIB es de 13.000 millones de dólares, tendrá una “brecha de 2.000 millones de dólares” y el desempleo “no se habrá recuperado”.

El empresario citó cifras del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) que indican que durante la crisis en Nicaragua se han perdido 341.000 empleos y que además el consumo interno ha caído en 1.300 millones de dólares.

Aseguró que a raíz de la crisis el turismo “está detenido” al igual que el sector construcción, y que debido a la migración de miles de personas a países como Costa Rica, hay problemas para encontrar trabajadores que recolecten cosechas como la del café.

“En Nicaragua lo que hay es mucha incertidumbre porque mientras no se busque ese diálogo para encontrar una salida política a la crisis, vamos a vivir en esa incertidumbre. Hay una tendencia a menos violencia, pero aún existe represión y eso pone nervioso al consumo y a la inversión”, expresó Jacoby.

El empresario nicaragüense afirmó que los inversionistas locales han paralizado sus proyectos y que también está “detenida” la inversión extranjera directa por “falta de confianza en el sistema político”.

“Quisiéramos que ese diálogo que se tiene que dar llegue a un acuerdo político que nos ponga en marcha los motores para reactivar la economía porque el impacto de la crisis ha sido muy fuerte”, agregó.

Las proyecciones oficiales indican que la economía nicaragüense crecerá alrededor del 1 por ciento, a diferencia del 5 por ciento que se tenía previsto antes de que iniciara la crisis.

Jacoby lamentó que todo esta situación también traiga consigo un un incremento de la pobreza en Nicaragua.

“La pobreza del 40 por ciento en Nicaragua es impactante y si una crisis te la lleva al 50 por ciento, es aún peor”, expresó.

El 18 de abril pasado comenzaron las protestas contra el presidente Ortega por unas fallidas reformas de seguridad social, que se convirtieron en la exigencia de su renuncia y la de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Un informe de la Oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) responsabilizó al Gobierno de Nicaragua por “más de 300 muertos”, así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Organizaciones humanitarias nacionales e internacionales indican que los actos represivos han dejado entre 322 y 512 muertos, miles de heridos y cientos de desaparecidos, mientras que el Ejecutivo lo ha cifrado en 199 fallecidos.

Ortega mantiene que no es responsable de dichos señalamientos, y se ha declarado víctima de un intento de “golpe de Estado”. EFE