Lidia Flores y Rigoberto Quiroz se unieron en Sagrado Matrimonio

Un día muy emotivo disfrutó la encantadora pareja conformada por Lidia Flores y Rigoberto Quiroz, ya que tras una hermosa relación en la cual compartieron cada uno de sus días, la feliz pareja decidió unirse en matrimonio, por este motivo festejaron con una gran boda en compañía de amigos y familiares quienes fueron testigos de este enlace matrimonial.

Primeramente los familiares y amistades más cercanos de esta pareja se dieron cita a  la Catedral Basílica Menor ubicada en el centro histórico de la ciudad, para acompañar a los novios al servicio religioso donde Lidia entró al santo recinto del brazo de su hermano Roberto Flores, quien caminó hacia el altar donde se encontraría con su futuro esposo,  para jurarse amor eterno frente a Dios.

Los hoy esposos estuvieron acompañados de sus respectivos padres, por parte de ella  su madre la señora María del Carmen Delfín y por parte de él  los señores Fabiola de Quiroz y Rigoberto Quiroz, quienes les desearon lo mejor a sus hijos en este nuevo camino que emprenderán juntos como marido y mujer.

El cortejo nupcial estuvo a cargo de familiares y amigos quienes  fungieron como sus padrinos de arras, anillos, mancuerna y velación, así mismo unieron sus oraciones para pedirle a Dios que llene de bendiciones esta bella unión matrimonial.

Durante la misa el sacerdote celebrante que dirigió la Eucaristía de los votos matrimoniales de la joven pareja, bendijo a los ahora esposos y les hizo saber que la confianza, la comunicación y la lealtad harán de sus días inolvidables momentos de felicidad.

Tras escuchar atentamente la misa y seguir el ritual católico, la pareja de recién casados selló su compromiso con un tierno beso y caminó hasta el final del pasillo que concluía en esa misma puerta que los vio entrar como novios, y que ahora los despedía como marido y mujer.

Posteriormente  los nuevos esposos ofrecieron una bonita recepción nupcial en el elegante salón “Real del Campanario”, hasta donde se dieron cita familiares y amigos para pasar una velada muy amena acompañando a la feliz pareja en su gran festejo.

En donde para los invitados se sirvió una deliciosa comida la cual fue acompañada de refrescaste bebidas las cuales fueron elegidas para la gran ocasión.

Durante la agradable velada los nuevos esposos estuvieron recibiendo halagos y bendiciones  por parte de sus más cercanas amistades y familiares lo que hizo sin duda alguna de este un día inolvidable en sus vidas.

¡Muchas felicidades!