Ligados a proceso 4 militares guatemaltecos por desaparición de un menor

11401856wGuatemala, 13 ene (EFE).- Un juzgado de Guatemala decidió hoy ligar a proceso y enviar a prisión preventiva a cuatro militares retirados acusados de participar en la desaparición de un menor de edad durante el conflicto armado interno (1960-1996).


La decisión, adoptada este miércoles por el Juzgado Quinto de Primera Instancia Penal, fue consecuencia de la investigación del Ministerio Público (MP, Fiscalía), que acusa a los detenidos de la desaparición el 6 de octubre de 1981 de Marco Antonio Molina Theissen.

La jueza Judith Secaida decidió ligar a proceso penal a Francisco Luis Gordillo Martínez, comandante de la zona militar, y al oficial S-2 del Estado Mayor Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, por los delitos de “deberes de lesa humanidad”.

Por su parte, los otros sindicados, Edilberto Letona Linares, segundo comandante, y el general de División Manuel Antonio Callejas Callejas, fueron acusados de “desaparición forzada”.

La jueza dio un plazo de dos meses a la Fiscalía para completar la investigación, tiempo que los acusados estarán en prisión en la Brigada Mariscal Zavala, y fijó para el 22 de marzo la audiencia de etapa intermedia, en la que debe decidir si los militares enfrentan o no un juicio en su contra.

Los hechos de la desaparición del menor se remontan al 27 de septiembre de 1981, cuando su hermana Emma Guadalupe Molina Theissen fue detenida en la carretera interamericana, en el departamento de Sololá, con propaganda de la guerrilla.

La joven se fugó de un comando militar nueve días después de su captura, por lo que el 6 de octubre de ese año tres supuestos miembros del Ejército, vestidos de particular, llegaron a la vivienda de la familia Molina en la colonia La Florida, al oeste de la capital, de donde se llevaron a su hermano, de 14 años de edad.

Luego de una investigación realizada por la Procuraduría de Derechos Humanos, el 26 de abril de 2004 el Estado de Guatemala reconoció su responsabilidad por este caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El 4 de mayo de ese año esa misma Corte condenó al Estado de Guatemala y le ordenó buscar a la víctima, investigar y eventualmente sancionar a los responsables materiales e intelectuales de este hecho. (1)EFE