Inicio > Noticias > Local > Linchamientos, reflejo de la poca esperanza de justicia

Linchamientos, reflejo de la poca esperanza de justicia

El presidente de la Organización Interamericana de Consejos Ciudadanos en Durango, Carlos Güereca Prado, habló sobre el incremento que se está dando en el delito de robos en sus diferentes modalidades, debido a la necesidad que se vive en el país, ante la pérdida de empleos y falta de flujo económico que se tiene por la presencia del Covid-19, detonando que la ciudadanía defienda lo poco que tiene por su propia cuenta, viéndose reflejado en el fenómeno social de los linchamientos.

El Covid-19, además de afectar la salud de los mexicanos, ha mermado severamente la economía, esto por la suspensión de diversas actividades y el cierre temporal de negocios durante más de 2 meses, esto provocó que al término del confinamiento muchas empresas tuvieran que hacer ajustes y despedir gran cantidad de trabajadores, esto en el mejor de los casos, ya que en otros escenarios muchas empresas tomaron la decisión de cerrar de forma definitiva por no contar con recursos suficientes para seguir laborando.

En este sentido, el presidente de la OICC indicó que derivado de estas circunstancias de pérdida de empleos, cada semana se incrementan un poco más los delitos del fuero común como los robos que se han incrementado en todo el país, algo que ya se pronosticaba, pero que ahora es más evidente por el tiempo transcurrido.

Señaló que por esta necesidad que permea entre la sociedad los robos se han incrementado y quienes previo a la pandemia ya se dedicaban a realizar este tipo de delito se están especializando cada vez más, con el objetivo de no ser detenidos; pero también la propia sociedad que ha sido víctima de este tipo de delincuencia, harta de que no se haga nada, ha buscado la forma de defender lo poco o mucho que tiene por su cuenta, al punto de llegar al fenómeno que ya se ve en el Estado de México que son los linchamientos.

“El linchamiento es un fenómeno de hacer justicia personal, que refleja una clara ausencia de esperanza de justicia por parte de las autoridades, quienes se han visto rebasadas e inherentes en algunos lugares del país”, dijo.

Aseguró que los linchamientos se están volviendo una epidemia de pensamiento social, subrayando que no deben ser un medio para ejercer justicia, pero es la única manera que las personas han encontrado para defenderse al sentirse solas y arrinconadas.

Puntualizó que, de acuerdo a las cifras de la encuesta nacional de victimización, la reincidencia en temas de delitos estará incrementando de 32 por ciento a poco más del 50 por ciento en todo el país, donde Durango no se salva; “de este porcentaje la mayor cantidad se pronostica en robos de cualquier índole, lo que sin duda deja ver que los linchamientos y la justicia por propia mano podría ser un tema recurrente y preocupante”.

Hizo un llamado a los tres órdenes de Gobierno para que analicen a profundidad esta situación y los fenómenos que se detonarán por la falta de oportunidades laborales, asegurando que si se toman las acciones necesarias y se le da la seguridad correcta a los mexicanos, las cifras que se pronostican podrían disminuir o simplemente mantenerse.