Literatura, reto mayúsculo para sociedad de escritores

libro viejo lectura lentesEl recientemente nombrado presidente de la Sociedad de Escritores de Durango, Carlos Yescas Alvarado, consideró que la literatura en Durango es un reto mayúsculo entre quienes han elegido las letras como medio de expresión, esto ante los escasos espacios y recursos con los que se cuenta.

Señaló que es imprescindible que los escritores duranguenses se hagan indispensables para las nuevas generaciones, pues ante las condiciones actuales la literatura, y el arte en general, ha sido relegada a un plano secundario en la vida diaria, en donde se puede prescindir de ella fácilmente pues es considerada como una labor meramente lúdica y no como algo relevante.

El también periodista indicó que mucho se tendría que hacer desde el plano familiar, donde los padres fomenten con el ejemplo el hábito de la escritura y la lectura, pero también desde las escuelas, ya que en estas se utiliza la literatura como un castigo y no como un ejercicio divertido, metodizando lo que debería ser algo lúdico para cumplir con los estándares que imponen los exámenes.

Y es que, pese a que la estadística en muchas ocasiones es halagüeña con respecto al número de libros que se lee en promedio en México, la realidad dista mucho de ello, pues a su ver las presentaciones de libros son poco concurridas y a ellas solo van los mismos miembros del gremio, además que los libros terminan empolvándose en las bodegas por mala distribución de los institutos.

De igual manera no todo el reto es para la sociedad, también los escritores deben tomar partido, pues es necesario que haya más profesionalización de la labor literaria así como la creación de un consejo editorial dentro de la propia Sociedad de Escritores, para revisar lo que se va publicar y que las acciones que se emprendan no queden únicamente como esfuerzos aislados, aseguró.

Calificó de fundamental la necesidad de abrir las puertas a jóvenes escritores, de generar unidad entre los miembros de la Sociedad y de poder ser autosuficientes en el sentido de generar una no-dependencia a los apoyos gubernamentales; “hay mucho talento en Durango, pero nos ha faltado explorar otras posibilidades. Existen editoriales en el extranjero que le apuestan a los jóvenes”.

Yescas Alvarado reconoció que, como en todo gremio artístico, siempre está presente el “ego”, sin embargo consideró que ese “orgullo” puede resultar favorable si se utiliza positivamente a favor del colectivo, con la finalidad de difundir las letras durangueñas; “realmente no estamos tan lejos de lo que se escribe en otras partes, solo nos ha hecho falta difundir más”, expresó.

Por otro lado puntualizó que se requiere “sacar” al arte del centralismo impuesto por los gobiernos, pues la mayoría de los eventos culturales se llevan a cabo en la capital y solo en pocas ocasiones se llevan a la Comarca Lagunera, olvidando por completo trabajar con la gente de los municipios, en donde resulta muy difícil conseguir un libro y puede haber talento por descubrir.