Llaman a ciudades a ser patrimonio mundial para promover su cultura

1911130203abe05medMérida, 28 Ene (Notimex).- La titular del Comité Nacional Mexicano del Consejo Internacional de Monumento y Sitios (Icomos), Graciela Mota Botello, lamentó que en la actualidad las ciudades busquen ser declaradas patrimonio cultural de la humanidad o pueblo mágico solo con el fin de convertirse en un polo para la atracción de turismo y no como una estrategia para promover la cultura.

“Me encuentro con una enorme preocupación: todo mundo quieres ser patrimonio mundial, eso es un gran error. Tenemos que entender que el horizonte del turismo más bien tiene que aportar, ser la consecuencia de la calidad de vida, del orgullo, de la dignidad, de la belleza de la preservación”, aseguró Mota Botello.

En el marco del Primer Simposio “Sobre la situación actual de las ciudades y pueblos históricos en México”, añadió que “el ser patrimonio mundial no es una marca, no es un tema de mercadotecnia. No podemos seguir apostando por un turismo masivo, consumista, que no tiene nada que interactuar con nosotros”.

La titular de ICOMOS México -instancia asesora de la Unesco- añadió que es necesario “aprender a desarrollar otras áreas para hacer del turismo un bastión que nos permita no transformemos nosotros mismos, pero no renunciando a lo que somos, es un peligro para el mundo”.

El efecto de la globalización puede ser terrorífico, aseguró, porque ahora nos encontramos, sobre todo las nuevas generaciones, que ya no quieren ser mexicanos, no se identifican con México, con sus ciudades. Hay mucho por hacer en ese sentido.

Por lo anterior, consideró que entre los retos que se tiene en esta materia está el “traer las innovaciones del conocimiento a estos maravillosos mosaicos culturales, es la única manera de darle una respuesta contundente a millones de jóvenes y es lo que estamos queriendo hacer por aquí”.

“Ya lo decía (Carlos) Monsivais: la generación de los 60 es la primera generación de norteamericanos nacidos en México. Seamos mexicanos globales, pero no olvidemos nuestros valores.

Es nuestra posibilidad generacional de abrirnos al mundo, no de olvidar nuestro mundo para encontrarnos en otros mundos en los cuales nunca vamos a tener ese primer nivel que tenemos”.

Consideró que para lograr que los jóvenes se sientan seducidos por sus culturas, “necesitamos del enamoramiento de la cultura y eso empieza en casa. Desde los sonidos, desde los olores, desde el afecto, desde el lenguaje, desde la dulzura de los estilos de crianza”.

Empieza, abundó, a nivel de la vida comunitaria, empieza a nivel de lo que es la construcción del espacio junto a otros; con la comida, las canciones, la disciplina, entonces todo esto hay que aprender a valorarlo.

Mota Botello expuso que “cuando vienen los extranjeros a la Península, en especial a Yucatán, siguen viniendo extranjeros muy cultos, pero cada vez menos, ¿Qué nos está pasando? Los grandes estudiosos que hay sobre la cultura maya, son extranjeros, es increíble”.

Agrego que es necesario hacer planes, llenar el espíritu del lugar, “porque si es solo memoria se desdibuja, se degrada, pierde su valor, por el contrario, nuestra cultura, nuestras ciudades, tienen que ser testimonio vivo”, finalizó.