Lluvias 36% arriba del promedio anual

  • Han provocado aumento en nivel de principales presas del estado

Las lluvias registradas durante julio y lo que va de agosto han rebasado el promedio anual de estos meses hasta en 36 por ciento, lo que ha provocado el aumento en la acumulación de agua en las principales presas del estado, informó la delegada de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) Yadira Narváez Salas.

Aun cuando la temporada de lluvias inició con retraso, pues junio solo presentó una tercera parte de la media histórica, en julio llovió 36 por ciento más del promedio para este mes, es decir 160 milímetros de los 117 correspondientes a la media; para agosto se prevé que continúe esta tendencia, tomando en cuenta que durante la primera semana se registró lo equivalente al 60 por ciento de todo el mes.

En las últimas 24 horas se han reportado lluvias dispersas en los valles de la entidad menores a 5 milímetros, sin embargo se han registrado algunos chubascos fuertes en Santiago Papasquiaro, Nuevo Ideal, la Presa Francisco Zarco y en la presa Villa Hidalgo, mientras que en Santa Clara, Cuencamé y San Luis del Cordero, entre otros municipios de la región lagunera, se registraron lluvias moderadas.

En ese sentido la funcionaria indicó que ha sido necesario llevar a cabo medidas preventivas, entre ellas iniciar el desfogue controlado de la presa Peña del Águila con 13.5 metros cúbicos por segundo, más el desfogue por la toma del embalse, ya que actualmente la presa se encuentra a 104 por ciento de su capacidad ordinaria; adicionalmente se ha dado el desfogue en la presa Santiago Bayacora.

El acumulado de los vasos hídricos del Distrito de Riego es del 87 por ciento, donde la presa Santiago Bayacora presenta un 97 por ciento de llenado desfogando al río Bayacora; la Guadalupe Victoria almacena 77 por ciento con extracción por el río Tunal; la Francisco Villa un 69.7 por ciento con extracción por el río Poanas y la Caboraca al 102 por ciento vertiendo por demasía al río La Sauceda.

Graciela Narváez Salas aseguró que la operación de los embalses a cargo de la Conagua no representa peligro para la población, aunque se llevan a cabo acciones preventivas en consejos de la dependencia y se mantiene una estrecha coordinación con las autoridades estatales y municipales de Protección Civil para la atención de las emergencias por el afluente de los ríos a donde se desfoga.